+ 14

El Athletic y su encrucijada

El despropósito de Anoeta no fue de extrañar. El Athletic sufrió un siniestro total en mayo, volvió físicamente de Bucarest pero su espíritu murió en la capital rumana. La sucesión de hechos lamentables sucedidos desde entonces, donde la derrota en la final copera del Manzanares supuso más sal en la herida, han situado a la entidad, al equipo y a la afición en una tesitura de la que solo se saldrá con una unidad que no parece existir –en muchos círculos no interesa- y un acierto en lo deportivo que se antoja lejano.

+ 6

Benetan idazten hasi GARA

Gaur neure lehenengo kolaborazioa argitaratu dabe Gara egunkarian. Joseba Vivancok proposatuta, aste hasieran idatzi neban. Bost urtetan zehar astero blog honetan jardunda, erreztasun gehiago eukitea espero neban, baina lerro zehatz batzuetara mugatu beharrak eta izparringi baten idazteak urduritasun antzeko bat sortarazi eustan. Barriro idaztekotan, ziurrenik gauzak aldatuko neukez, beraz, hurrengo bat balego, Joseba berak erabakiko dau maiztasuna, idatzitakoa hobetu beharko litzateke. Bestalde, zutabea amaren abizenagaz izenpetuta agertzea ez dot neuk erabaki. Twitterren bai, hor lehenengo abizena ez erabiltzea apropos eginda dago, lar ezagutzen ez nabenek –batez ere lan kontuak direzela- topa ez nagien. Eta ez, Iñaki Muruak -maltzurra bera- galdetu deustanez, ez da prentsarako asmatutako izen literarioa. Ia aita hasarratuten ez jatan.

Pues eso, que hoy ha salido publicada en GARA mi primera colaboración, tras proponérmelo Joseba Vivanco. Él decidirá si se repite y de ser así la frecuencia, pero tengo claro que, de producirse, habrá que mejorar algo. Tras cinco años escribiendo aquí esperaba algo más de soltura, me imagino que tener que ceñirse a unas líneas concretas y hacerlo para un medio de comunicación me habrán bloqueado un poco. En cualquier caso, una buena experiencia. Lo de que aparezca la columna firmada con el apellido materno no es voluntario, imagino que consecuencia de utilizarlo en Twitter y en una cuenta de correo, algo que hago para que no me localicen con facilidad quienes no me conocen demasiado. En cualquier caso, no creo que se me enfade aita.

+ 3

Un empate agridulce

El Athletic no termina de encontrar el equilibrio. Empezó la temporada con una sangría defensiva sonrojante, en casa y a domicilio, y ahora parece que en lo que brillaba, en la faceta ofensiva, la pólvora está mojada. Si el pasado jueves, contra el Hapoel israelí, el problema fue de remate, ayer, contra el Málaga del ingeniero Pellegrini, fue la incapacidad para abrir huecos ante un rival muy bien plantado. Si bien un empate en casa nunca es un resultado para celebrar, de la entidad del rival suele depender que se dé por mejor o peor, y el actual estado de forma del cuadro malacitano hace valorar el esfuerzo de los de Bielsa contra un equipo de nivel Champions.

+ 5

Siendo muy superiores tampoco se gana

Ni con el Hapoel. El Athletic sigue sin ganar. Cuando es mejor, empata. Cuando es similar pierde y cuando es peor sale goleado. Hará un año que Bielsa habló de falta de pericia y al margen de, una vez más, clavar el diagnóstico no ha podido –o sabido- atajar el problema, si es que un entrenador puede tener capacidad de insuflar instinto matador a su tropa. Que un equipo sea tan solo capaz de hacer subir un único y triste gol habiendo tenido más de quince ocasiones para marcar, demuestra que existe un problema.

Porque las estadísticas de posesión, tiros a puerta o al palo –dos-, fueron lo suficientemente contundentes como para haber sentenciado el partido en la segunda parte con un balance de goles que hubiese venido bien de cara a asegurar una de las dos plazas del grupo que dan paso a la siguiente ronda. Pero al Athletic le costó entrar en el partido. La primera parte se perdió en algo que empieza a ser recurrente: imprecisiones en los pases, malas decisiones en área rival, malos centros desde las bandas, afán de individualismo y de complicar lo que es sencillo…

+ 21

La defensa sigue lastrando al Athletic

Contemplar un partido del Athletic, hoy por hoy, es un ejercicio peligroso, se esos que atentan contra la salud cardiovascular. Que el árbitro pite la finalización del encuentro y empezar a reservar un fin de semana en un balneario es todo uno. Y es que el equipo de Bielsa sigue empeñado en suicidarse deportivamente cada jornada liguera, sea contra buenos equipos como el Atlético, contra medianías como Betis o Espanyol, o los flojos rivales de la previa de la Europa League.

+ 15

Martínez: camina o revienta


Quién nos lo iba a decir. Parecía un buen chico, mal aconsejado, eso sí, al que las prisas y la reticencia del Athletic a facilitar su salida forzaron una marcha tan fea en las formas como lucrativa en lo económico. Hubo nocturnidad, cierto, pero se llegó a pasar por alto, a casi comprender. Las lagunas legales, los informes jurídicos encargados por el Bayern y el cierre del periodo de fichajes forzaron una huida disparatada, sin permiso del club con el que tenía contrato y camuflado bajo un paraguas.

Pero no. El tiempo demuestra que lo de Martínez y la noche es algo más. Algo más allá del gusto por la escapada puntual al Image de Berango, de esas que para la masa resultan comprensibles en la victoria y censurables en la derrota. A Javier, visto está, le gusta actuar bajo la luz de la luna. Y, al parecer, en compañía, cual banda de cuatreros. Se marchó a la francesa, sin decir agur -bueno, dejémoslo en adiós- y dijo querer volver a despedirse de todos.

+ 5

Josu, el lehendakari tiene una carta para ti

Estimado Josu,

pues ya ves, no le habrá dado tiempo al cartero a llamar dos veces a la puerta de Ibaigane y por la prensa te enterarías ayer que desde Lakua te habían remitido una carta. No te lo tomes a mal, no pienses, tú que te calientas tan fácilmente -al menos como futbolista-, que se trata de una filtración interesada para poner al Athletic en el centro del debate. No. Más bien pienso que lo que pretendían era avisarte para que abras el buzón, que entre que se ha popularizado el uso del correo electrónico y, ya sabes, que los buzones se petan de propaganda de Ercoreca, podía pasársete por alto. Sobre todo ayer jueves, que seguro que estarías de resaca, tirando de ibuprofeno, porque no me creo que un lekittarra como tú no se diese una vueltita el miércoles por el antzar eguna.

+ 5

Un solo circo y demasiado opositor a payaso

Sea por una cosa o sea por otra, el caso es que el Athletic no deja de estar en el ojo del huracán. Si todo esto es la resaca por una temporada exitosa, vamos a acabar pensando que éramos más felices en los tiempos del ya casi olvidado bienio negro. Y es que la polémica no cesa. Los políticos, con el escrúpulo en mínimos –sí, aún es posible mayor nivel de miseria- en época de campaña, han puesto Ibaigane en el punto de mira, mientras que la oposición mediática utiliza la no asistencia de jugadores de la primera plantilla al Circo Mundial para seguir aumentando el cisma.

+ 7

El Athletic en la diana de la radiobasura

La rueda de prensa de Urrutia de ayer, que se esperaba como agua de mayo tras la salida de Javi Martínez y de toda la información -más falsa que cierta- que ha circulado, principalmente, en torno a Llorente pero también a Amorebieta, es de esas que se debe analizar con detenimiento y rigor.

Al margen de las dificultades de Josu para comunicar, de la incorrecta elección de términos, de la poca facilidad de palabra y de sus propias formas, que no han variado de cuando fue jugador a ahora que ostenta la presidencia del Club, existen matices importantes con respecto a anteriores ocasiones.

+ 3

Una victoria que debiera traer algo de calma

Era lo que se pedía, lo que se necesitaba, y llegó. Puede entrarse en el debate del cómo, pero lo importante era serenar las aguas, que llevan bajando como un torrente todo el verano, como en aquel agosto de 1983, de infausto recuerdo. Ahora, tras la victoria balsámica –o bielsámica, como bautizó alguien por las redes sociales-, dos semanas de periodo de transición, de descanso, vitales para rearmar la moral de la tropa, tonificar y dar tiempo a asimilar la nueva realidad rojiblanca.

No es que el partido del Valladolid fuese de esos que sirven para cerrar todos los debates, ni mucho menos, pero tuvo más cosas positivas que negativas o, al menos, para quienes entendemos que ya va siendo hora de empezar a analizar y juzgar al Athletic con cierta laxitud, de poner en valor aquello que contribuya a generar un caldo de cultivo favorable, que ayude al equipo a volver a niveles más parecidos a los del pasado año.