+ 8

La directiva acierta retirando la oferta


Ni una sola semana, ni una comparecencia. No habrá paz para los malvados debió idearla Enrique Urbizu para referirse al tiempo de mandato de la directiva que osó presentarse a las elecciones y derrotar por goleada al patilludo sujeto que era el presidente favorito de Vocento en el Athletic.

Es aburrido, pero nuevamente un titular de periódico vuelve a decir bastante. Con Urrutia le enseña la puerta a Amorebieta, abre portada hoy el diario en un juego de palabras que encierra bastante más mala leche y ganas de desinformar que arte o ingenio.

Pues se pongan como se pongan, manipulen lo que manipulen, lo cierto es que la decisión tomada por la Junta no puede ser más acertada. Algunos ya lo pedimos hace tiempo, alarmados por la estrategia que llevaba el central, parapetado tras el affaire Llorente, y liderada por otro hermano representante. El nacido en Cantaura ha jugado a que pase el tiempo, a poner contra la pared a la directiva con objeto de asegurarse una oferta fuera de mercado y una vez con ella encima de la mesa, esperar a ver si alguna otra le satisfacía más.

Mientras, se olvidaba de dar un rendimiento mínimamente aceptable, no ya que justificase lo que Ibaigane había llegado a ofrecerle a futuro, sino ni tan siquiera lo que ahora mismo percibe, que tampoco es baladí. Sin llegar al comportamiento intolerable de su amigo y tocayo (me da que más por falta de ascendencia en la prensa estatal, que por ganas de armarla), a Amorebieta se le ha debido olvidar que para garantizarse un contrato en el mundo del fútbol más que llegar sin compromisos al mes de enero del año en que finaliza la relación contractual, sobre todo, hay que rendir en el terreno de juego.

La oferta que la directiva encabezada por Urrutia le trasladó parecía, en general y a diferencia de la de Llorente, exagerada para prácticamente la totalidad de los aficionados zurigorris. Que, además, diese la sensación de que iba a estar encima de la mesa hasta que el jugador terminase de deshojar una margarita con más pétalos que hijos tienen los Ruíz-Mateos, resultaba asimismo incomprensible.

Pero ha actuado bien, esta vez, la Junta. Se ha blindado a Aymeric Laporte, el que debe ser el relevo si Amorebieta se exilia, y se ha retirado al central el ofrecimiento no fuese a pasar que dijese que sí una vez termine su hermano de subastarlo por todos los despachos de agentes FIFA. Y nueve millones de euros netos por un buen jugador pero que se aleja muchísimo de la consideración de crack era una cifra que se antojaba escandalosa.

Amorebieta sabrá, él conocerá cuáles son sus sentimientos, cuáles sus ambiciones deportivas y económicas. Deja escapar una oferta suculenta en un buen escaparate. Tendrá salidas, seguro, incluso en cantidades similares o ligeramente superiores a las que iba a percibir en Bizkaia. Aunque será complicado que se le tolere cuanto se le ha tolerado en el Athletic. Desde priorizar la internacionalidad a sabiendas de que estaba tocado, pasando por protagonizar un rendimiento deportivo mínimo o contribuir definitivamente con un penalti absurdo a la eliminación copera frente a un Segunda B, incluso tener el dudoso honor de ostentar el récord de expulsiones del club o acabar por enfrentarse de mala manera con el entrenador y alimentar la polémicas y filtraciones.

Aun cuando no es una buena noticia que se marche, el Athletic lo que necesita son jugadores comprometidos cuya máxima aspiración deportiva sea triunfar con los colores rojo y blanco. Y en eso Urrutia tiene toda la razón. Y si hay que revisar algo, como dijo el presidente, que se empiece a hacer desde ya, porque insisto en que en el Athletic los grandes jugadores querían siempre finalizar sus carreras a cambio de fichas generosas pero inferiores a mercado. Si teniendo ofertas que igualan o superan lo que el mercado ofrece, un futbolista no termina de estampa su firma es evidente que el modelo se resquebraja pero la solución no pasa, no puede pasar, por incrementar las cantidades o los años de contrato.

Se le podrá criticar a Urrutia lo que se quiera. Pero no se puede decir que en el asunto de la ampliación de contrato de los Fernandos haya actuado mal. Porque resulta imposible obligar a seguir a quien no desea hacerlo. El delantero ha tomado el pelo a dos juntas. Al menos se ha conseguido que Amorebieta no se ría del Athletic. Y a ver qué sucede ahora, cuál acaba siendo su cotización. Porque no entrar en convocatoria y que le hayan retirado la oferta de mejora y ampliación de contrato no parece la mejor de las cartas de presentación.

El único pero que se le puede poner como gestor, y es importantísimo, es no haber sabido ser flexible en su forma de entender el Club y haber facilitado una salida que favoreciese la entrada de dinero en Ibaigane y la salida de dos problemones de uno noventa del vestuario. No fue casual que el domingo en San Mamés equipo, cuerpo técnico y afición diesen la sensación de una unión desconocida en seis meses. Porque los alborotadores nos han salido demasiado caros en lo económico y en otros ámbitos, como el de la paz social, más difíciles de cuantificar. Que las dos principales fichas de la plantilla se pasen un año en blanco no es un ejemplo de gestión, por más que la solución no fuese sencilla.

Entre tanto, este nuevo capítulo de un culebrón demasiado aburrido deja ensombrecida la verdadera noticia de ayer. Mientras nos debatimos sobre la gestión, en tanto en cuanto discutimos sobre Urrutia, Llorente o Amorebieta, se nos comunica que el vetusto San Mamés no llegará a sus cien años de vida porque en cuatro meses, día arriba día abajo, empezará a ser demolido. Tanto que apelamos a los sentimientos y aún hemos sido incapaces de realizar un programa de homenajes a la altura del mayor símbolo que tiene el Athletic. Nos perdemos en discusiones y palabrería. Costaba imaginar un Athletic sin San Mamés y para cuando empecemos a hacernos a la idea, estará derruido.

Esperemos que el homenaje merecido, la despedida a la altura que la instalación merece, no sea a un fotomontaje de cartón piedra.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

8 comentarios

  1. Gontzal, creo que perdemos mucho deportivamente dejando partir a Amorebieta aunque hoy por hoy poco tenga que ver con el central de la pasada temporada.Discrepamos con la actitud de la JD en cuanto a su inflexibilidad y puritanismo o talibanismo. Va a ser contraproducente a la hora de atar a promesas, no van a querer firmar contratos largos, ni los que vienen de abajo ni los que queramos fichar.El "prietas las filas" no augura nada bueno.
    Nos guste o no, siempre habrá Urrutias, Etxebes, Julitos Salinas, Herr Martínez, Eskurzas y Alkortas. Cito casos de futbolistas que se han quedado y otros que se han ido de muy diverso modo,a veces traspasados para hacer caja.
    Estoy de acuerdo contigo en cuanto a la mala gestión directiva de los casos citados.
    Termino, no puedo contar más pero te aseguro que Amorebieta tenía muy claro y decidido que quería seguir en el Athletic.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contini, yo también creo que es una pérdida en lo dpeortivo, aunque siempre he pensado que es un jugador sobrevalorado, no por su potencial, sino por la realidad de su juego. Desde luego, lo que pedía era una exageración. Lo que se le ha ofrecido, también.

      El "prietas las filas" está claro que no es bueno, pero que los futbolistas crean que por las particulares tradiciones rojiblancas, Ibaigane es una barra libre en las que símplemente vale con llegar a enero del año de fin de contrato para ganar lo máximo que el mercado da por uno, tampoco.

      Algo, creo, deben dejar los jugadores de ganar si quieren quedarse. Porque si no, no hay quien sustente este Club.

      Sé que no opinamos igual en materia de directiva, la tuya es una posición más crítica que la mía, aunque sabes que me gusta leerla y que la respeto, porque tus opiniones siempre están razonadas y sustentadas en datos e información.

      Eliminar
  2. ¿Y entonces por qué se va, Contini?
    La verdad es que con las ofertas que, al parecer,había hecho la Junta a los Fernandos poco margen de maniobra económica intuía yo. No podemos volvernos locos, si bien cierto es que se están yendo todos los estratégicos .

    Por comentar, significativa la foto que tiene en su cuenta de twitter Amorebieta, @la_grulla5, aunque ahora parezca que no le va demasiado ese entorno.

    ResponderEliminar
  3. Iñaki, buscaba "EL CONTRATO" con 27 años; iba a conseguirlo pero la Dirección Deportiva ha preferido arriesgar dando la oportunidad a Laporte. Ahora, o recula en plan Urzáiz o se irá fuera-lo más probable-.Hasta ahí puedo leer...Desde luego no le ha ayudado en su propósito el pésimo estado de forma desde que reapareció tras la operación.

    ResponderEliminar
  4. No lo llamaría el contrato precisamente. Sobrevalorado en exceso, y el jugador con memoria de pez a mi juicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por terciar un poco, que estoy más cercano a Iñaki que a Contini, yo tampoco entiendo que si se quería quedar -no lo dudo si Contini lo afirma tan tajantemente- a qué ha estado jugando.

      Entiendo que quiera firmar el gran contrato, pero el ofrecimiento de Urrutia era un contratazo. En las negociaciones corres el riesgo de pasarte, como es el caso.

      Eliminar
  5. Que el buscara el contrato de su vida no obliga al Athletic a decir amén. Si ya la ultima oferta del Athletic se considera que además de ser la última, era generosa en exceso, y el aun así no lo ha visto así, la solución que se ha tomado es correcta.

    Del Athletic ya salieron en su dia Garay, Alexanco, Goiko, Alkorta y Karanka. El Athletic sobrevivirá a Amorebieta. De eso estoy seguro.

    ResponderEliminar
  6. La oferta era en mi opinión absolutamente desproporcionada, tanto en cuanto a dinero como en cuanto a duración.

    5 años para un jugador de 28 años que en toda su carrera no ha demostrado un mínimo de consistencia es difícil de entender.

    En cuanto al 1,8 pues supongo que hay que encontrar la explicación en el impuesto filosófico.

    Gontzal, ¿qué casos hay de jugadores en el Athletic que hayan renunciado a jugar en un club puntero del mundo, teniendo nivel para ello? Yo creo que en 9 de cada 10 casos pasará lo mismo, y esa excepción casi siempre será de un chaval de bizkaia que lleve el Athletic muy dentro.

    Lo queramos o no, el Athletic es un equipo mediocre, que juega la segunda competición europea de vez en cuando y que excepcionalmente llega a alguna final de copa. Lo del año pasado es una excepción. Estos jugadores, como en su día Lizarazu, quieren jugar al máximo nivel.

    Manolín el del Bombín.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.