+ 8

Sí, pero…

Sería ridículo no reconocer una notable mejoría en el Athletic de ayer, mucho más parecido en todos los aspectos –también en los negativos- al de la pasada campaña. Seguramente el partido de Heliópolis fuese uno de los pocos en los que el equipo ha dejado un buen sabor de boca, no solo porque hizo méritos para hacerse acreedor a la victoria, sino porque lo hizo con mucho mejor fútbol y sabiendo rehacerse de un importante golpe moral. Eso, contra un Betis que se ha convertido en equipo de moda, hace destacar el mérito.
Siguiendo con los aspectos positivos, los centrales cuajaron un buen partido tras recomponerse de unos primeros minutos convulsos; las bandas fueron mucho más dinámicas; Muniain empezó a esbozar algún síntoma de recuperación y, al menos, no protagonizó perdidas absurdas de balón; mientras que Herrera atinó con la conducción y las entregas como hacía tiempo. Los peros vinieron más por la absoluta negación de Susaeta, omnipresente pero desacertado en todas y cada una de sus decisiones, al que en poco ayudó un Iraola errático. La banda zurda, por la que se movió bien en ataque de Marcos resultó desastrosa en defensa, fuese con el de Biasteri o con Aurtenetxe en la segunda parte. Tampoco Iturraspe tuvo el mejor de sus días, trabajador como pocos, ni acertó en la conducción y la distribución ni estuvo atinado en una ocasión meridiana que tuvo justo antes de embocar el túnel de vestuario para el descanso.

También movió ficha Bielsa alterando su planteamiento habitual y dando entrada en el centro del campo a Gurpegi, aunque no resultó demasiado adecuado puesto que al bueno de Carlos le adelantan por la derecha hasta los tractores en Andosilla. Y continua con su habitual gafe, siendo sustituido por lesión, aunque adelantar a De Marcos a posiciones más ofensivas resultó clave para desbordar al Betis en la segunda mitad.

A este Athletic, con todo, y a pesar de la mejoría, le sigue costando horrores hacer goles, sólo sostenido por un soberbio Aduriz, que por sí solo y con unos registros goleadores impecables y admirables está contribuyendo a que la herida por la marcha de Llorente solo se note por el revuelo mediático. Si se añade a la falta de gol el hecho de que Gorka Iraizoz haya decidido con sus actuaciones tomar el relevo de Miliki para hacer reír a los niños, se tiene la radiografía completa de un Athletic al que la mejora de imagen tan solo le dejo el saldo de un punto a todas luces insuficiente ante la próxima visita de ese Atlético de Madrid contra el que comenzaron en Bucarest todos los males.

Y de ahí la preocupación, porque no se atisba en este plantel demasiado carácter ni para vengar los rotos que los colchoneros les han venido haciendo últimamente –vengan a Bilbao con o sin Falcao- ni el conjunto de la caseta parece estar a lo que hay que estar. De los chivatos de la caseta bien escribió Juan Carlos Latxaga el pasado domingo y no es necesario mover ni una sola coma a su texto, pero no deja de ser paradójico que mientras los futbolistas se conjuran para hablar de unidad y apoyar en público a su técnico, algunos de ellos –las sospechas se deben centrar en dos- continúan en su política de desestabilización, aferrándose como militantes comunistas al cuanto peor, mejor.
Por eso es necesario retirar la oferta de renovación a un Amorebieta con un comportamiento igual de impresentable en el campo que en la caseta. Y mandar a Fernando Llorente a Turín de una vez. Cerrar heridas. Asumir que el Athletic sigue con los que quieran estar. Aun cuando Urrutia es impermeable a las sugerencias, a los consejos, a las recomendaciones, incluso de aquellas que provienen de quienes le han apoyado y defienden –defendemos- muchas de sus decisiones, debiera aceptar que Llorente salga ya de Lezama. Intentar arrancar algo más a la Juventus y vender ante la afición la decisión como una excepción, como un mal menor, por la impresentable actitud de un futbolista, Llorente, que ha decidido limitarse a cobrar en su último ejercicio como rojiblanco a la vez que se ha empleado más a fondo en desestabilizar y reventar el vestuario que en entrenar.

Pero no rectificará Urrutia, no. No sé si él o quienes le asesoran han confundido firmeza con tozudez. Y la inflexibilidad está reñida con la inteligencia y la lógica. De la inteligencia en la gestión es de donde sacará réditos el  Athletic, no de un talibanismo propio de Ayatolás sin cintura.

Mi pesimismo, con todo, sigue en máximos históricos. Mi ilusión por el Athletic, en mínimos. Porque un punto, por buenas sensaciones que se transmitieran, en poco contribuye a poner distancia con un descenso que sigue inaceptablemente cerca.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

8 comentarios

  1. En realidad fue como una película de esas que antaño se llamaban S, se nos dejó vislumbrar algo pero está todo por explicitarse en las próximas cinco jornadas: que vuelve Iker, que el tono físico es mejor, que Iturraspe no sólo trabaja sino que se entona, que los de atrás empiezan a pensar que son ellos los titulares y se asientan... demasiado cojido con alfileres pero, al menos, un rayo de sol por la ventana.
    Y sí, no va a pasar, pero un golpe de autoridad y de transparencia de la JD en el asunto de los "Fernandos" igual resultaba más ejemplarizante que lo que se busca con aferrarse al contrato. Creo.

    ResponderEliminar
  2. Nos confomamos con poco ya, Bienzobas.

    Está tan bajo el nivel, que cualquier mejoría nos parece un rayo de esperanza. Y yo desconfío, como lo hice con las dos victorias frente a Celta o Mallorca. Sigo viendo muchos más problemas que "brotes verdes".

    Porque, como bien dices, el aferrarse al asunto Llorente no permite centrarse en lo único importante. Y espérate, porque aun habrá algún nuevo capítulo desestabilizador esta semana.

    A demasiada gente no le interesa que el Athletic funcione.

    ResponderEliminar
  3. Esta semana vamos a aferrarnos a algunas buenas sensaciones que hubo en Sevilla, aunque nos ayudó la tralla de partidos que lleva el Betis, que terminó arrastrándose por el campo.¿Qué tiene que hacer Raúl Fernández para jugar de titular? Otro detalle, sin Gabilondo, David López, Íñigo Pérez, Orbaiz e Ibai Gómez en el campo, las jugadas a balón parado han dejado de tener efectividad. Da pena ver cómo se sacan los corners y las faltas.

    Por comentar otro caso de "maltrato", el Inter acaba de traspasar a Sneijder al Galatasaray por 7,5 millones.Si no iba a renovar y era una rémora de vestuario, te lo quitas del medio, como harán los culés con Valdés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los culés son pragmáticos, mes que un club, pero pragmáticos. Y es que la pela es la pela. Además, para sacarle el rendimiento que se le está sacando a Llorente. ¿Cuánto costó el calentamiento del de Rincón de Soto ayer?

      Lo del portero es desgarrador. 45 penaltis le han tirado en primera, dos ha parado y otros dos han ido a los palos. Es decir, un poste para lo mismo que Iraizoz. Y creo que cobran menos.

      Eliminar
    2. La estadística, Gontzal, es demoledora pero aún es más grave si se estudiara para qué lado se tira. No recuerdo una vez en la que haya acertado para qué lado le han tirado un penalty.Me temo que detrás de todo esté un jugador poco profesional y nada dispuesto a mejorar.

      Ayer se me ocurrió a las 10.30 poner el nuevo Estudio Estadio en TDP y allí estaban una vieja gloria como "Goles" Parrado (hoy en la emisora de Jiménez Losantos) y el cronista de la Roja en As, Maroto, poníéndonos a parir por lo del pobrecito amigo de los niños indios. Solamente Rubén Uría nos sacó la cara, por cierto, a pesar de ser colchonero me parece un enorme periodista injustamente marginado.

      Eliminar
    3. Parrado es un ultra que nunca nos ha tenido demasiada simpatía (por no decir que no nos puede ni ver) por ideas políticas, así que no me extraña que defienda eso del apartheid al nueve por motivos ideológicos, eso que tanto les gusta contar en España. Maroto es un pobre diablo, un vendido. Recuerdo cuando marchó un tiempo a trabajar con José María García por aquello de lo bien que pagaba el butano y que pronto volvió al imperio del monopolio en cuanto se rascaron la chequera.

      Uría tiene un problema para dedicarse al periodismo deportivo en Madrid. Es un tipo inteligente, razonable, nada ultra y que, encima, escribe bien. Todo lo contrario de lo que los medios madrileños suelen contratar.

      Eliminar
  4. Y si aduriz se lesiona?
    Lo perfecto es lo de ayer, todo el partido calentando.
    Queja ninguna porque ibai, igor .... tambien calentaron.
    Estamos con el agua al cuello y aunque sea un impresentable poneros en una lesion grabe de Aritz hasta final de temporada.

    Lo que mas le fastidia al artista es que se queda sin selección y de paso damos un ejemplo a estrellas venideras.

    Yo que nunca fui seguidor de urrutia como judgador, me parece perfecta la gestión que esta realizando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo estamos pagando demasiado caro, Iker.

      Y Aduriz, me temo, no podrá aguantar toda la temporada con esa rodilla que dicen que está entre algodones.

      Eliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.