+ 8

De reír por no llorar

No hay más cera que la que arde. Por mucho que haya conjuras de vestuario, estrategia de distensión por parte del entrenador, que se procuren alejar las manzanas podridas del cesto, este Athletic no acaba de certificar una mejoría, una vuelta a las andadas, por más que algunas de las señales de las últimas jornadas fuesen más que esperanzadoras. Cuando las cosas se tuercen desde el inicio de temporada no es sencillo darles la vuelta, tomar una inercia positiva.

Existen problemas estructurales importantes y así no hay manera. El de la falta de pericia que, como casi siempre, Bielsa acertó a definir –aunque no a paliar- hará un año y medio es importantísimo, porque lastra a un equipo con un potencial de creación de ocasiones altísimo y unas tasas de transformación propias de un equipo del descenso. No hay acierto rematador, se resume todo al olfato goleador de Aduriz, pero si a éste, como ayer, se le aísla de forma acertada por parte del rival, el Athletic ni huele el gol. De Marcos y Susaeta, con el mismo instinto asesino que un cachorro de San Bernardo, son como un plan de pensiones para los defensas rivales, te aseguran la jubilación en primera.

Y luego está el asunto de la portería. Un problemón de difícil resolución, que lleva arrastrándose demasiadas temporadas, que se agrandó con la brillante gestión de la directiva de Macua dejando a Iraizoz como única opción y trayéndole de segundo a un veterano de la guerra de Corea como era Armando. Ello contribuyó a que el navarro se quedase con la plaza en propiedad para tiempo, que firmase una renovación a un precio intolerable y que a cambio esté retornando un rendimiento impropio para un portero no ya de primera, sino ni tan siquiera de segunda división.

Porque huele sobre mojado. Una mala tarde la tiene cualquiera, sobre todo si se tiene la cabeza en otro sitio, por ejemplo en sección de neonatos de la clínica del IMQ en Zorrozaurre, pero cuando lo excepcional es tener una buena y lo habitual haberse convertido en el cantautor del mundo del fútbol, el que guitarra en mano ameniza los resúmenes de los programas de fútbol encabezando los top ten de las cantadas, el asunto harta. Y ayer volvió a suceder. Aun cuando no se debe justificar nunca que se pite a un futbolista del Athletic en San Mamés, es comprensible que la gente pierda la paciencia. Pero eso sólo conlleva al hundimiento del equipo, a extender el nerviosismo.

El buen trabajo del equipo durante las últimas jornadas se está yendo por el sumidero de la portería de Gorka. Sucedió en Sevilla, ante el Betis; en Valladolid, con intervenciones cuestionables en los dos goles del Valladolid. Y volvió a suceder ayer, en los dos primeros y, probablemente, en el tercero. Cierto que paró el penalti, pero esa jugada también retrató su mal de manos, su incapacidad para no dejar balones muertos en el área tras una parada. Los entrenadores no son amigos de los cambios en la portería. Pero que Bielsa no se decida a un relevo solo se entendería en el hipotético caso de que Raúl fuese manco. Si no es así, no hay excusa.

Porque aunque cueste explicárselo a quien no viese el partido, el resultado es de ver y no creer. Pero es lo que sucede cuando vas por la vida flotando. Y el fútbol es un deporte para gente con carácter que sepa de qué va esto. Y se trata de aprovechar tus oportunidades antes de que lo haga el rival. El Athletic las desperdicia, se lamenta y no lo enmienda. El Espanyol, que de cinco tiros a puerta, ¡CINCO!, consiguió trasformas cuatro goles, ni se creía lo que le estaba sucediendo.

El primero, con la ayuda de esa hiena que tiene por apellidos Velasco y Carballo, que señaló una falta que sorprendió hasta al mismo Sergio García, hizo daño pero no altero en exceso el panorama. Los diez primeros minutos de la segunda tampoco daban la sensación de que la hecatombe fuese a llegar. Hasta que Iraizoz volvió a entrar en juego.

El partido había dejado un gran Herrera, un Iturraspe con ganas de reivindicarse; un Susaeta muy entregado al que solo cabe ponerle el pero de la falta de acierto; un San José con el mismo carácter que una ternera de Ávila, insuficiente para ser central; un Laporte al que se demuestra que Iraizoz pone también nervioso, una lesión de Muniain que dio paso durante un rato a Ibai, cada vez más intrascendente; Aurtenetxe empeñado en que la grada siga debatiendo sobre la mejora cualitativa que hubiese supuesto la llegada de Monreal…

Pero el debate, el foco, el causante de la desesperación, estaba bajo palos. En un portero incapaz de hacerse valer en el área pequeña, que no sabe salir de debajo de los palos, que da la de cal por cada cien de arena. Una rémora. Justo ahora, cuando el calendario vuelve a complicarse.

Qué tendrán los pericos que siempre se nos atragantan. Hace un año amargaron la noche del sábado in extremis, empatando a tres una víspera de Santa Agueda. Este, abren un debate cuando toca visitar a un Málaga enrachado y recibir a una Real orgullosa de haberse conocido. Realista fue, precisamente, el último al que Bielsa ha recurrido para amenizar la concentración esta semana. Zuhaitz Gurrutxaga quien, al parecer, ahora protagoniza monólogos de humor. No los necesita el resto del mundo del fútbol. Les basta con poner los videos con los goles que encaja el Athletic, sin sonido, sólo con música. Con Iraizoz convertido en el nuevo Benny Hill.

Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

8 comentarios

  1. Pones el acento en un calamitosos Iraizoz, acertadamente, pero yo quiero subrayar también el nefasto rendimiento de Aurtenetxe, al que la junta directiva ha premiado su "sobresaliente" rendimiento renovándole hasta 2017. Menos mal que le han puesto 35 millones de claúsula y el jugador ha declarado su amor a los colores, así no nos lo quitan. Menos mal que quedan románticos como él o Toquero que declaran que su sueño es jugar toda su carrera en el Athletic.

    Mano.

    ResponderEliminar
  2. Es un despropósito, Mano, es cierto. Creo que ya lo vamos diciendo todas las semanas, la banda izquierda es un desastre, cada probatura que se hace es peor que la anterior, y después de años de invertir e invertir no parece que haya solución. Sigo apostando por Balenziaga.

    ResponderEliminar
  3. Resulta claro que lo vivido los tres partidos anteriores es un espejismo. Aunque nos pueda parecer extraño, el partido de ayer lo decidieron los porteros, uno para bien de su equipo, Casilla, y otro, Iraizoz, para bien de su exequipo. Tampoco le culpemos al 100%, Aurtenetxe falla, una vez más, en el primero y en el terecero, San José ha de reconvertirse definitivamente en mediocentro y Laporte juega con una excesiva suficiencia que le hace cometer errores por exceso de confianza. De Iraola no hubo noticias en el día de ayer.
    Por otro lado las desgraciadas lesiones volvieron a demostrar que no hay plan B y tampoco fondo de armario suficiente para cambiar las dinámicas de los partidos, repasemos el de ayer: Un portero en el que no confía en el entrenador, Raúl, un meritorio como Ramalho, un futbolista-gaseosa peor ya sin burbujas, Ibai, y cuatro para hacer bulto, Igor, Isma López, Castillo y Toquero.

    En fin, solamente nos queda intentar no pasar excesivos apuros, darnos una alegría de vez en cuando como la del Atlético y empezar a planificar la próxima temporada para volver a tener un equipo competitivo, con jugadores dispuestos a darlo todo. La gestión deportiva de esta JD no ha podido ser peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Contini, pero es que un portero en fútbol tiene que ser alguien que aporte, por lo menos en este Club, con la tradición que ha existido. Lo peor lo que indicas, la falta de relevo. Porque muy mal le tiene que ver Bielsa a Raúl para que no le dé minutos.

      Hablando del próximo año, algunas especulaciones que ya comienzan:
      www.eldesmarquebizkaia.com/pisando-area/34432-kike-sola-

      Eliminar
  4. La verdad es que tengo miedo, miedo de este equipo que no hay por donde cojerle. A este paso solo podemos aspirar a mantener la categoría, visto lo visto. Ya dije que yo no creía en los puntos de inflexión y menos en este Athletic que navega sin rumbo.Por mucho que pienso ,no encuentro el porque de estos desastres que últimamente nos tienen acostumbraos,lo de Susaeta y de Marcos es para mirarselo, de cien meten una y llorando,como se puede ser tan malo rematando un jugador de primera división? Y lo de Iraizoz ya cansa joder,ya no cuela que haya sido padre y tenga la cabeza en otro sitio,son demasiadas cantadas ya, a mi me gustaría que le diesen una oportunidad a Raul,para ver si es mejor quedarnos con Iraizoz o no.Luego hay otro tema que me mata y es la poca sangre , carácter ,cojones ,como lo querais decir ,que tienen estos chavales, joder que parecen unas madres,pero todos eh !! desde Susaeta pasando por Iraola ,De Marcos ,Aurtenetxe....etc. Solo pido si se puede pedir y no soy ningún catastrofista que por favor mantengamos la categoria, porque miedo me da....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La falta de carácter, salvo excepciones muy puntuales, es un mal endémico que aqueja a todo futbolista salido de Lezama, pero creo que tiene que ver con el acomodamiento generalizado que sufrimos todos en Bizkaia.

      Si repasas los últimos años, el carácter a este equipo se lo han insuflado jugadores de fuera de Bizkaia. Fuese Cuco, Alkiza... el nombre que se quiera.

      Aduriz, salido de Lezama, pero curtido fuera, puede ser un ejemplo de lo que quiero explicar. Beñat, otro. Hay veces que parece que los nuestros, a base de vivir en una burbuja, criados en Lezama al calorcito del oásis que el Athletic es en el mundo del fútbol, no terminan de darse cuenta de que el profesionalismo exige tener el colmillo retorcido. Que tome nota Llorente.

      Yo confiaba en la recuperación del equipo, no me esperaba el varapalo de ayer, la verdad. Ha sido decepcionante, sobre todo por constatar que el equipo tiene unos defectos importantes que no acaba de pulir.

      Por cierto, veo que le ha caído a Jabotxa la del pulpo por haber dicho lo que muchos en tantas ocasiones decimos. Que la afición del Athletic no puede querer vivir de las rentas del pasado. Nos encanta mirarnos al ombligo, decir que somos la mejor afición, escucharlo de otros para regocijarnos, pero demostrarlo poco. Ayer al equipo le sobraron pitos y le faltaron palmas. Silbar al portero, que en el momento del calentón a todos nos puede apetecer, sólo contribuyó a poner más nervioso al equipo.

      Y me encanta la libertad de expresión que algunos practican en las redes sociales. Parece que todos podemos usarlas para lo que deseemos, pero se les niega a otros el derecho.

      Tuve mi intercambio de pareceres en su momento con Jabotxa acerca de las opiniones particulares que como socio del Athletic vierte en las redes sociales. Y creo que está en su derecho de hacerlo, al fin y al cabo todos lo hacemos al margen de nuestros empleos. Tampoco creo que haya dicho nada del otro mundo y, además, como socio del Club entiendo que también asume su parte de culpa en la crítica que hace.

      Eliminar
  5. Hola Gontzal

    Se venía jugando bien y en este partido se jugó por largos minutos un buen fútbol, sin embargo la defensa era un remache a punto de estallar.

    Si me preguntan rápido, diría que el partido lo perdió Bielsa... Por qué, simplemente porque el grupo mostro una buena actitud en la cancha, mientras que poner juntos a San José, Aurtenetexe y Laporte -juvenil por muy brillante que sea- me pareció un desatino. A eso hay que sumarle un Iturraspe algo fuera de forma, con muy poca capacidad de recorrido para realizar solo todo el trabajo de contención en el medio. Y digo solo, ya que ayer De Marcos volvió a sus andanzas de quedarse arriba como un delantero más. Si se tenía que jugar con tres centrales y un doble pivot, con Moran, me parece que era válido en esta situación.

    Todos tenemos que estar plenamente conscientes que estamos en una etapa resultadista... No hay que confiarse ni un pelo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa Gustavo es que entre los que se han borrado voluntariamente, los lesionados y el rendimiento de algunos, no hay demasiadas opciones.

      La defensa fue calamitosa, pero también la línea ofensiva. No se puede tolerar la blandura generalizada de este equipo, en el deporte superprofesionalizado es necesario más carácter.

      Y sí, hacen falta resultados como el comer, aunque creo que deben llegar por la línea de un juego basado en intensidad, velocidad y algo más de mordiente, tanto en acierto cara a puerta como en lagunas defensivas intolerables.

      Eliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.