+ 14

Bielsa merecía formas propias del estilo Athletic

A nadie pilla ya por sorpresa casi nada en este Athletic, por lo que el anuncio de rueda de prensa de Urrutia, para un viernes y a la hora de empezar a tomar vinos, que ya son ganas de meter el dedo en el ojo a los periodistas, no deparó demasiadas sorpresas. Ni en la decisión comunicada –o algo parecido-, ni en las formas, ni en la riqueza de los mensajes, ni en la frialdad de lo transmitido.

Todos dábamos por amortizado a Bielsa desde hacía ya meses, así que huelgan ahora todas estas muestras de dolor impostado, que en la mayoría de los casos obedece a intereses bastardos más que a una admiración real por Marcelo Bielsa, que bien la merece. Se está utilizando al rosarino más como excusa para abofetear a Urrutia, ganada a pulso, que como merecedor de una salida por la puerta grande de Ibaigane. Pero este Athletic, más cainita a medida que con los años acumula procesos electorales, lleva en campaña electoral dos años y aún le aguardan otros dos por delante.

Porque Bielsa llegó veintitrés meses siendo un desconocido para la inmensa mayoría, vilipendiado por los caparrosistas, menospreciado por un candidato que afirmaba que carecía de experiencia entrenando equipos –García siempre ha sido un visionario, para elegir socios en los negocios y para las apuestas futbolísticas-, y ante la expectación general. Dicen ahora algunos que Urrutia ganó las elecciones por Bielsa, aunque eso no sea sino una idealización de lo ocurrido. La actual Junta ganó las elecciones porque lograron sumar en su favor a quienes anhelaban un cambio, a quienes deseaban desterrar un fútbol de mínimos y a los que aborrecían las formas, maneras, presuntos chanchullos y la organización de tómbolas de los garcías, fermines y mariachis.

De Bielsa solo se tuvo noticia a través de una videoconferencia, tediosa, por la calidad de la comunicación y por la disertación del propio técnico, aunque dejara mensajes más que dignos de mención. Aquello no consiguió que se lograra demasiados adeptos, los convencidos ya lo estaban y los que no optaban por dar su aval a un Caparrós al que Macua volvía a dar lustre por los pueblos de Bizkaia tras sacarlo del armario, aprovechando que al utrerano le seguía hirviendo la sangre rojiblanca, aunque por aquel entonces oliese más a Manzanares que a Nervión.

Ganó Urrutia por goleada, perdió Macua con récord de votos en el marcador del derrotado, y llegó Bielsa en chándal, en chándal Adidas, con retraso, con mucho retraso por aquello del volcán (fue todo un símbolo, el propio Bielsa se convertiría en algo parecido en el Athletic) en erupción (que no erección, que ya dijera alguno) que imposibilitó la toma de vuelos a medio planeta. Daba igual, todo sirvió para que quienes no habían encajado la derrota comenzaran ya la campaña en contra. Ya se sabe que argumentario para la crítica suele ser profuso, de calado, en Bilbao -ya sirvió el asunto de la indumentaria también para Irureta- y comenzó el sirimiri como campaña, que si sus ruedas de prensa eran insoportables, que cómo se le ocurría acudir en chándal a un santuario como el de Begoña, que si la lista de bajas, que cómo había podido apartar a los futbolistas…

Los inicios fueron, además, complicados en lo deportivo. A un sistema de juego no demasiado sencillo de implantar -máxime en un colectivo que venía vistiendo durante cuatro años el buzo color mahón en lugar de la tradicional rojiblanca- se dieron resultados especialmente dañinos (Betis, Rayo…) a pesar de que la arriesgada apuesta resultaba atractiva para muchos. Con la primera victoria, en Anoeta, y desplegando por fin lo mejor del recetario, comenzó la que resultó una temporada para la historia.

Paradojicamente, a aquella temporada que sirvió para reverdecer el orgullo futbolístico por Bizkaia, ha seguido la que seguramente haya sido la más lamentable de la historia, no estrictamente en lo deportivo, que peores se han sufrido, sino en el global, sumando al aspecto deportivo, muy negativo, un Club sumido en una vorágine destructiva solo a la altura de entidades de las que en otras épocas tanto nos reíamos.

Ahora se cierra la era Bielsa, de portazo, con frialdad, sin grandes explicaciones, sin más razones aparentes que la unanimidad de la Junta Directiva y las opiniones favorables de algunos estamentos del Club. En palabras del presidente parecen haber pesado aún más las razones institucionales que las deportivas, lo que solo contribuye a alimentar la rumorología y la retahíla de leyendas urbanas.

Escribo estas líneas habiendo tomado una distancia de un par de días desde que se anunciara la no renovación, un secreto a voces, y tras leer numerosos análisis, algunos acertados aunque críticos, y otros demasiado interesados. Resulta enternecedor, hasta cómico, leer ahora al diario El Correo Español glosar la figura de Bielsa, incluso intentar vender la tristeza del rosarino, precisamente ellos, quienes han hecho durante el último año todo lo posible por poner todos los palos en las ruedas del segundo proyecto del argentino. Bielsa se convierte en excusa para atacar una pieza de caza mayor, un tal Urrutia, que dice estar de Presidente. No deja de tener su aquel la campaña de Vocento contra el actual presidente, que ha tomado los últimos meses velocidad de crucero, y que no tiene parangón tan siquiera en la que ya le hicieran a Lamikiz. Y no deja de tener gracia, insisto, porque no quieren de presidente a quien durante tiempo sí quisieron como articulista.

Es cierto, Bielsa no se merecía salir de esta forma del Athletic. Ni él, ni algunos de los futbolistas que ya no están bajo la disciplina del Club. En alguien a quien en su escaso discurso se le escapan reiteradamente las palabras sentimiento o estilo, no deja de tener especial delito. Dicen los opositores a Urrutia que tan solo se trata de un títere, de un títere de grupos de poder, que quien mece la cuna de Ibaigane es otro, íntimo amigo de Josu y asesor, entre otras cosas de comunicación. No es cuestión de dar por verosímil una teoría como esa por más que la repitan como un mantra quienes quieren debilitar la figura del presidente, pero, de ser cierto, vuelve a tomar valor aquella petición de Voltaire a Dios para que le librase de sus amigos.

La Directiva es ahora presa de sus decisiones pero, sobre todo, se sus formas, de esa política de avestruz que confunde discreción con silencio, política comunicativa con frialdad y tensión en las ruedas de prensa, que deja al Club al albur de la rumorología para salir tarde, mal y nunca a desmentir los bulos cuando ya no hay marcha atrás.

No dudo que Bielsa haya podido agotar a todos los estamentos del Club, incluidos los jugadores. Que la convivencia con él fuese extremadamente complicada, que no se puede dar la responsabilidad del primer equipo a alguien con quien todos los puentes están dinamitados, que tan solo mantiene interlocución con alguien que parece estar más fuera que dentro del Club. Pero los socios, los aficionados, los medios, incluso, merecen otra atención, otras explicaciones, otras formas.

Bielsa ha marcado a la afición del Athletic, ha hecho historia, y se debe analizar por qué su figura se valora incluso más después de una temporada deportivamente pésima. Su honradez, su trabajo, sus explicaciones, su objetividad, su humildad, han calado en una afición que fuerza a mantener una política diferente. Encontró la horma de su zapato en otro romántico, al que llaman loco por su obsesión por el deporte Rey. Y lo es, Marcelo es un tipo extraño a más no poder, como lo es para cualquier observador imparcial que el Athletic se empeñe en mantener una política deportiva en contra de la inercia del mundo del fútbol.

Ese Loco devolvió al Athletic a las portadas, a hacerlo protagonista. Simplemente transformando su fútbol, apostando por el trabajo y sin ampararse en excusas. A Bielsa le dio igual entrenar a un Volkswagen puesto que resultaba un lujo de coche para quien acudía a entrenar en un utilitario Seat. A Marcelo Alberto no le servía ver a su equipo en lo alto de la clasificación (amigo) si no había hecho méritos para hacerse merecedor de los puntos.

Puede que su perfeccionismo, su obsesión por vivir veinticuatro horas la profesión todos los días del año, acabasen por hartar a millonarios prematuros a los que representantes y medios hicieron creerse mejores futbolistas de lo que son; a directivas que apostaron por él sin saber lo que ello acarreaba; incluso que no diese con la varita para sacar rendimiento de la plantilla, de enmendar la catástrofe defensiva, de paliar la falta de pericia ofensiva...

Sin embargo, lo que quedará para todos es la sensación, triste y amarga, de que la era Bielsa finalizó aquel día en que tras tres días de constantes rumores sobre el escándalo de las obras, y tras el clásico silencio de la entidad, salió a dar una de las ruedas de prensa más geniales y sinceras que se recuerdan. La de la autodenuncia, la de la kichener, la de poner en evidencia al Club por el incumplimiento de la promesa más importante que hizo que aceptara renovar: la transformación de las instalaciones en las que se implicó personalmente.

Ahí se equivocó Bielsa, cavó su tumba, midió mal sus fuerzas. No solo se enfrentó con la directiva que le había contratado, sino, al parecer, contra el entramado que estaba detrás de esa directiva. Quisieron forzar su renuncia con un comunicado intolerable, pero su compromiso y su palabra prevalecieron sobre su orgullo. Ya nada fue lo mismo.

Ahora los pasos parecen conducir a Valverde al banquillo, con quien debe existir un acuerdo, anunciado ya por algún medio, incluso rumoreado por la calle en un Bilbao tan pequeño en el que es difícil guardar secretos, lo que vendría, de nuevo, a certificar la opacidad y la falta de valentía de quienes rigen el Club.

No porque no se renueve a Bielsa, no porque la opción de Valverde no sea una gran alternativa, sino por las formas, por lo que subyace, por todo eso que solo contribuye a echar leña al fuego de los opositores, de esos que hasta plantean escraches en las redes sociales. Sólo porque este Club debe cuidar las formas más que nadie, máxime con alguien que viniendo de tan lejos tan bien supo mimetizarse, imbuirse de lo que es ser Athletic.

Lo predijo en este mismo blog Sara Estévez hace prácticamente dos años: Bielsa ha demostrado ser un hombre de honor y un lujo para el Athletic. No le defraudemos. La ha clavado el maestro Latxaga en Juegode Cabeza al analizar la despedida: Bielsa le venía grande a este Athletic .

Marcelo Alberto Bielsa Caldera. Un placer, un lujo, un maestro, un caballero, un romántico. La horma de nuestro zapato.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

14 comentarios

  1. Se quiso poner a Andrinua de presidente, pero no aceptó porque es mas inteligente y menos "dependiente" que Urrutia. Ahora pagamos las consecuencias.
    De cualquier forma, donde entran los Talibanes, solo producen caos,enfrentamientos, intolerancia,hasta violencia, es el reflejo de nuestra sociedad.
    Yo tambien soy un viejo socio, que añora el "gure estiloa", pero el real, el que hubo con anteriores presidentes, cuando la opinion del Athletic contaba, en cualquier foro, respetados hasta en la Federación, a la que por cierto, ahora ni se asiste.
    ¡Donde hemos caido! Estamos en todas las tertulias españolas, para hablar mal ¡claro! y los mas triste es que tienen razón en muchas cosas, y en nuestro pequeño pais se ha sembrado la ruptura social del Club (socios).
    Tu comentario, Gontzal, lo podria asumir, de principio a fin.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si nos conocemos, Anónimo, no identifico tu forma de escribir con ninguna de las de los lugareños que acampan por estos lares. Estoy de acuerdo, el talibanismo sólo genera crispación. Así nos va. Pensé en un primer momento que era ser consecuente con las ideas, pero cuando alguien pone su ideología (o algo parecido) sobre la lógica, la practicidad y el sentido común, pasa a ser un suicida, un loco, un dirigente sectario. No hemos llegado a eso, pero lo hemos rozado por momentos.

      Lo de la Federación creo que viene de lejos, Macua fue y sigue siendo dirigiente, y tampoco tuvo gran predicamento dentro de ese golferío que comanda Villar.

      Pero soy bastante escéptico y pesimista. Solo espero que Valverde, si acaba siendo él la apuesta, que espero que sí por el bien del Athletic, tenga suerte y haga una campaña aseada en lo deportivo, que la Liga, además, es más propicia cada vez para ello.

      El Athletic y su historia no se merecen todo lo que entre todos le estamos haciendo, cada cual con su nivel de responsabilidad, claro, pero todos.

      Gracias por tu opinión y por pasarte por aquí.

      Eliminar
  2. Yo ya no pido maneras decimonónicas que igual relucen al albur de la nostalgia más que del somero análisis.
    Símplemente mirad cómo va a resolver este verano un escándalo mayúsculo el Levante y tomad nota. Se me dirá que no son entidades con ecos mediáticos comparables, pero por favor, si precisamente por ello, sólo se trata de aumentar las dosis de comunicación: paladas de palabras vacías, dos docenas de powerpoints con el nuevo proyecto, presentación sin solución de continuidad del nuevo y mucho bla, bla, bla. Todos sabremos que lo han ensartado por la espalda al bueno de Marcelo pero al menos el entorno andará mirando al dedo y no a la luna. Joder, es que no solo somos los más cándidos en el campo.
    Y termino con mi batalla de la semana: Bielsa es probable que mereciera una no renovación, pero lo que no merecía de ningún modo es que se le deje sin amparo frente a los "algo habrá hecho" o el insidioso "por algo será". Sólo por esto, impresentable Josu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amén, Bienzobas.

      Es cierto que el proyecto Bielsa ha sido decepcionante en su segundo ejercicio, es innegable, él mismo ha reconocido que no ha sido capaz de sacarle al plantel su verdadero potencial.

      Pero volvemos al eterno debate de las formas en una entidad que se a preciado de cuidarlas más que nadie y en un presidente que hizo (o eso nos pareció) bandera de ello para luego practicar lo contrario.

      Efectivamente, con esa despedida, con esa velada acusación de no contar con él por consultas con todas las esferas y atendiendo a razones no estrictamente deportivas, alimentamos las leyendas urbanas y a aquello que ya denominan a la entidad Balzola Club.

      Ya no vale escudarse en que comunican mal, ahora ya solo queda decir que llevan una estrategia comunicativa desastrosa, al nivel de muchas de las decisiones que han tomado.

      Eliminar
  3. Muy buen post Gontzal.

    Yo creo que existieron errores de fondo y forma... se está cortando de golpe un proceso interesante, que en mi opinión iba más allá del primer equipo. Algunos lo ven, otros no.

    Una directiva con visión, profundizaría el modelo para cosechar en 5 o 6 años los frutos. Es el modelo que ha seguido el Ajax y el Barça, adaptado claro está, a las realidades del Athletic. Un modelo que podría ayudar a profundizar el arraigo de los jugadores con el Club, y ligarlos más allá de lo sociocultural, también por un estilo de juego.

    Ahora bien, lo que no era sostenible, es la situación de enfrentamiento tipo guerra fría entre Urrutia y Bielsa.

    Con respecto a las formas, 100% de acuerdo con Bienzobas, aunque ya me pregunto si esas formas no son parte de una estrategia de fondo.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gustavo, ya sabes que valoro tu criterio.

      Un trabajo a largo plazo hubiese sido lo razonable, pero este último año han sucedido demasiadas cosas como para pensar en ello.

      Bielsa ha salido del Athletic sin ser el causante de la situación, esa es y será mi sensación. Pero será eso, sensación, nada más. Siempre nos faltarán datos ante la caballerosidad que seguro tendrá en adelante el argentino.

      Eliminar
  4. Ciao Gontzal,
    que decirte mas, que has escrito otra "perla" de articulo. El año pasado la incertitumbre sobre la renovacion de Bielsa, me daba mucha ansietad, algo para no durmir la noche. Este año, aunque siendo Bielsista hasta la muerte, casi casi esperaba que no iba a renovar o que Urrutia no le iba a ofrecer contrato. Pq ? Pq Bielsa mismo no se merece todos los insultos y las acusaciones que vienen de algun periolistos, que no tienen ni valor para eschucar a Bielsa cuando le pide perdon. Bielsa no se merece toda esta gentuza, y bien sabemos de quien hablamos; el club no se merece y para mi tampoco tiene que hacerlo, dar explicationes y rueda de prensa o callar boca, a estos personajes que tan solo por el placer demoniaco, son dos años que no hacen mas que echar mierda tanto en Ibaigane como en Lezama; no se merecian los jugadores ser crucificados y tener que twittear explicationes por lo sucedido en el entranmiento, el caso Laporte por ejemplo, pq para fastidiarle a Bielsa salia en rumores, foros, twitter cualquier cosa. Y al fin de todo no nos mereciamos nosotros los Athleticzales estar cada semana dividos segun el periodico que se lee, con analisis de los partidos que parecen escritas por alguien que nunca ha visto un partido de futbol y quizas ni siquiera conoce los reglamentos.

    Creo que al fin y al cabo todo perdimos y todo ganamos. Decia algun grande de la historya que a veces se cambia todo para no cambiar nada.

    Espero que ahora se cumplan los rumores, Valverde y Beñat.

    Un abrazo y perdoname para escribir tanto.

    Tu amigo
    Emiliano
    Peña Leones Italianos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Emiliano, un lujo que te molestes en entrar aquí, que alguien desde italia sea aficionado del Athletic y se moleste en montar una peña merece todo mi respeto y admiración.

      Solo por ello, tus opiniones me merecen especial consideración.

      Esperemos que con Valverde y lo que venga rompamos la inercia negativa.

      No quiero ni pensar en una situación en la que lo deportivo no funcione. Mejor no.

      Eliminar
  5. Plas, plas, plas. Oso ona, Gontzal.

    Aunque no puedo estar satisfecho con los resultados del segundo año y con algunas decisiones de Bielsa, creo que sí nos estaba mostrando el camino. Ética del trabajo, inconformismo, meticulosidad extrema, competitividad. Podía haber sido nuestro Cruyff o al menos nuestro Brian Clough. En definitiva, excelencia y calidad a corto medio plazo. Pero se ha demostrado que además del camino, también nos ha mostrado nuestras vergüenzas, y nuestras miserias. Nuestra singularidad se ha demostrado que funciona sobre todo de coartada para conformarnos con la mediocridad.

    Aquella rueda de prensa de las obras, no solo le ha salido cara a Bielsa, sino que ha terminado de desnudar al rey. Somos rehenes de jauntxos y cuatreros, no con mucho más estilo que el Consejo de administración del Valencia. Aquel día, la directiva, defendiendo intereses bastardos, desautorizó al entrenador delante de una plantilla que estaba disconforme porque ya nunca más tendría la excusa de su falta de calidad para competir.Letal. Ahí empezaron nuestros problemas. Desde la salida de Clemente en el 86 es el primer entrenador que no se ha excusado en nuestra singularidad para no buscar esa competitividad.

    No obstante, espero que con un gran entrenador como Valverde a algunos se les acaben las excusas, y via mano izquierda se pueda remontar el vuelo. Y como dije hace unas semanas, el que se quiera ir que se vaya. Quiero aprovechar para felicitar a Ziganda su temporada. Txapela kentzeko modukoa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aitor, creo que ya es momento de mirar hacia adelante, de esperar a ver si se confirma lo de Valverde, que planifique con toda la serenidad que se pueda -no interesa a demasiados que sea mucha- y que se refuerce el equipo, lo que implica no solo traer jugadores, sino que estos aporten algo.

      Por lo demás, con respecto a la directiva, habrá que vigilarlos de cerca.

      Eliminar
  6. (Nuevo intento)

    Gontzal, estamos de acuerdo. Y lo que más pena me da es que se echa a un entrenador que nos ha demostrado que a pesar de nuestras limitaciones si se trabaja como ha trabajado él se pueden conseguir grandes logros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya ves Euup, nuestras discrepancias no van más allá del asunto Llorente.

      Me alegro que te haya dejado ese gran hermano llamado Google opinar en el blog, no sé qué ha podido pasar...

      Lo que dices de Bielsa es claro: nadie antes había utilizado menos nuestra particular política para poner excusas. Incluidos gentes de la casa. Pero resulta incómodo, porque a cambio requería entrega plena y trabajar de sol a sol. El mundo del fútbol no está a eso, aquí es mejor el entrenador que no se entromete, el que te deja tiempo libre, el que no te machaca repasando los partidos, analizando cada detalle, repitiendo hasta la extenuación cientos de movimientos para que salgan espontáneamente en el campo...

      Una lástima.

      Eliminar
  7. Sobre "el fútbol de mínimos" el de Bielsa en su segunda temporada, batiendo record´s de partidos perdidos en casa, goles encajados, y solamente algún partido bueno.

    Sobre las "Obras de Lezama", pues que vea como hacemos aquí un estadio nuevo, esos son obras, y aconsejarle que zapatero a tus zapatos.

    Sobre "Formas Propias del Estilo Athletic", pues las mismas que tuvo él con Koikili, con Gabilondo y algún otro, a los que no jugándonos nada en el último partido de Liga, no los alineó ni un minuto en San Mamés, para que puedan despedirse de la afición.

    Y a Urrutia, cuando dice que no han renovado a Bielsa por defender los "Intereses del Athletic", pues yo no pongo en duda lo que dice, porque lo popular hubiera sido renovarle, y decidió hacer lo impopular, porque a lo mejor tiene motivos que TODOS desconocemos, como la "no comunicación" entre Urrutia y Bielsa entre otros mucos motivos, y eso Gontzal, pues ya me gustaria ver una convivencia matrimonial, laboral, en un gabinete o en una taberna, o en la parroquia del pueblo, sin comunicación entre los implicados en esa relación.
    Lo que Urrutia no puede hacer es explicitar con puntos y señales todo lo concerniente a sus motivos para no renovarle, porque entonces nos crecen los enanos, y nadie sabemos lo acontecido, ni con el Servicio Médico, ni con la Institución, ni con empleados del club, ni con el entrenador de porteros etc...Mucha gente conocéis la cara A de Bielsa, y si tuviera una cara B? Esa cara B, desconocida, que agrede a un operario, que llama millonarios prematuros a unos profesionales que se dejaron hasta los huevos en algún caso -De Marcos- y el alma, cuando según él, él mismo gana cantidades obscenas...que llegan a una final, y no deja viajar en el avión a los no convocados, que denosta en Lezama a los descartados, haciéndoles entrenar apartados y un largo ecétera de insustancialidades, y además de ser un pésimo entrenador, que si le dejan un año más nos hunde en la miseria, ya que cogió un gran equipo cuando llegó y al final de está temporada nos deja una plantilla, con todos los activos devaluados

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dudo de que detrás de la no renovación de Bielsa esté todo lo que dices, aquí ya lo hemos insinuado, tampoco discuto la no renovación. En cuanto a las formas, veo que coincides. Si no fueron propias las de la entidad con los descartados -al menos el entrenador se disculpó en algún caso- tampoco deben ser las de la despedida del míster, pienso.

      Y tienen de común denominador un presidente al que yo voté, al que en ocasiones critico, pero al que defiendo sobre los ataques interesados de medios y ciertos grupos de poder.

      De todas formas, se agradecen opiniones distintas, puntos de vista diferentes a los míos.

      Eliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.