+ 3

Bielsa vuelve a poner al club en evidencia

Reconozco que escuché fragmentos de la rueda de prensa de Marcelo Bielsa de ayer y ya me pareció interesante el mensaje que se desprendía. Después, animado por los comentarios de un amigo, de diversos tuits, y el definitivo texto de Juan Carlos Latxaga en juegodecabeza.com, hicieron que al llegar a casa me pusiera a visionar el vídeo. Porque más allá del mensaje, merece la pena observar la escenografía.

La comparecencia fue de enmarcar, otra de esas joyas que deja el rosarino para el futuro. Lejos de esconderse se mostró valiente y claro, exponiendo su versión de varios asuntos y realizando un balance de la temporada con el que se estará o no de acuerdo, pero que fue riguroso. Para la opinión quedará si su apreciación sobre la temporada es acertada o no, si su valoración sobre el juego de Gurpegi, al que juzgó como el mejor jugador de la temporada, es comparable a la de Javi Martínez el pasado año, de si resulta razonable medir a un equipo por algo más que los puntos que acumula en la tabla al terminar la jornada 38, etcétera.

+ 12

Un agur doblemente triste

Ya ha quedado vista para sentencia La Catedral, así, casi sin darnos cuenta, como quien no quiere la cosa, de forma discreta, solapado el agur con una retahíla de avatares desagradables que han hecho que para el recuerdo, para el año de su cierre, queden en la memoria momentos francamente amargos y desagradables.

Lo de menos era el partido, que no significa que no fuese importante, y el equipo volvió a no estar a la altura. Esta vez no se trataba de finales, ni de esas que se pierden por goleada ni de esas otras que en los últimos años han estado constantemente en boca de los futbolistas pervirtiendo el concepto. En un epílogo acorde con el discurrir de la temporada, con un fútbol plano, intrascendente, plagado de errores no forzados y que no conduce a nada, la Catedral, plagada de esperanzados aficionados vestidos de rojiblanco que tenían la ilusión de cerrar la historia a la altura que un campo mítico como San Mamés merecía, se llevó una nueva decepción.

+ 7

Las matemáticas fuerzan la salida a escena de Urrutia

Una vez más tras un mal encuentro, pero puntuando de tres en tres, alejando fantasmas, y ante un rival necesitado que se pasó de frenada en su intento de marcarle un ritmo asfixiante al partido. El Athletic volvió a ser víctima de sí mismo, de su lacerante forma de defender y de sus imprecisiones, de sus fallos en la entrega, de los errores no forzados. Marcó Llorente, para alimentar el morbo, de los que le defiende a capa y espada, pero también para quienes aún justifican la decisión de Urrutia de que cumpliese contrato y aportase en la faceta deportiva.

+ 0

Una salvación al nivel de la temporada


El Athletic cerró la temporada de manera significativa, en lo que fue un compendio, un reflejo en un solo partido, del despropósito iniciado en Bucarest y que salvo hecatombe, salvo broma macabra del destino, finalizó ayer de manera angustiosa como no podía ser de otra forma.

+ 3

Nada nuevo bajo el sol de mayo

No ha sido, desde luego, el mejor fin de semana para el Athletic en su conjunto, aunque a lo del primer equipo hace tiempo que nos hayamos acostumbrado. Siguiendo con la inercia de dar la peor de las despedidas posibles a la vetusta Catedral, el traslado de los encuentros del filial y del femenino siguió con la misma tónica, disgusto tras disgusto, como si alguien se hubiese conjurado para mancillar la historia del centenario campo antes de su definitiva demolición.