+ 8

Eliminación digna

No pudo ser, casi como cabía esperar, a pesar de que se intentó y, por momentos, pudo haberse puesto la eliminatoria en ventaja. Poco se le puede achacar al equipo, al menos en actitud, en entrega y en ganas de ir a por la eliminatoria. Salvo un despiste de inicio, y los diez minutos tras el descanso, que dio la sensación de que alguno confundió con tiempo para la siesta, lo cierto es que el equipo compitió con sus armas hasta el final.

No nos engañemos, de todas formas. Las eliminatorias coperas duran ciento ochenta minutos y esta se puso cuesta arriba en el Calderón, tras un partido en el que el Athletic, a pesar de traer viva la eliminatoria a San Mamés, se complicó la vida al no conseguir hacer ningún tanto a la tropa colchonera.

Y, en la línea de lo ya dicho la semana pasada, resulta evidente que entre los tres primeros de la clasificación liguera y el resto no es que exista una distancia, es que hay una zanja, infranqueable hoy por hoy, por mor de cómo está organizado todo este circo que algunos llaman fútbol. Al indiscutible potencial que por número de seguidores tienen esos equipos se suma un indignante reparto del botín que se obtiene por los derechos televisivos –que en muchos casos, además, responde a un interés mediático fomentado artificiosamente por la prensa madrileña, al menos en el caso del Atlético de Madrid-, por la escandalosa pasividad de las autoridades a la hora de hacer cumplir a los clubes con sus obligaciones tributarias y con la seguridad social –la renegociación de la deuda del Atlético con la seguridad social fue un escándalo mayúsculo- y por la sensación que flota en el ambiente de que la Federación esperaba con ganas un derbi madrileño en semifinales del que salga una final contra el Barcelona.

Por todo ello, en Bizkaia no se era demasiado optimista de cara al partido de ayer, mucho menos vista cuál fue la actuación del árbitro en el Manzanares y vista la designación del apóstol del siga, siga para impartir justicia en Bilbao. No tuvo influencia Mateu, al menos como sí la tuvo el cobarde Borbalán seis días antes, pero el gafe del Athletic con el valenciano continua, además de vérsele demasiado pronto la predisposición: con un campo rápido a más no poder, el ínclito Lahoz tardó dos minutos en condicionar a Laporte con una tarjeta amarilla.

A todos los condicionantes consiguió imponerse el Athletic, y eso que para los treinta segundos el Atlético pudo reventar el partido en una contra montada a partir de un melonazo en el centro del campo. 
Afortunadamente, el instinto matador de Costa se estaba aún desperezando y Herrerín y su tupé estuvieron atentos para tapar ángulo. A partir de ahí comenzó el Athletic, poco a poco, a imponer su ley, su juego, su estilo y, finalmente y hasta llegar al descanso, su dominio. Fueron los minutos más meritorios de la temporada, por quién estaba enfrente y su forma de jugar, por cómo inquietaron y consiguieron romper las dos líneas con nueve jugadores que el Atlético situaba entre el balón y la portería de ese paralotodo que es Courtois. Aduriz llevó la alegría a la grada, la oportunidad de comer el bocadillo pensando en una remontada.

Tras el descanso el panorama varió. El Athletic sufrió con las acometidas colchoneras, se mostró dubitativo, blandito, poco expeditivo en defensa y no supo administrar el balón para sacarlo con orden y serenidad. Las huestes de Simeone, ese grupúsculo de soldados de fortuna que junto al engominado argentino han creado la escuela del cholismo, olieron sangre y tras tres intentos, dos de ellos desbaratados por un puestísimo Iago, encontraron el gol que ponía la eliminatoria donde querían.

A partir de ahí quiero y no puedo zurigorri, mientras el Atlético hacía gala de músculo, táctica y una capacidad de blindaje superior a la del furgón del Dioni. Una pena, una lástima. Pasaban los minutos y las opciones se escapaban mientras Valverde, activo en banda, intentaba encontrar vías de penetración dando entrada a Ibai, colocando a Muniain en estribor o desplegando dos delanteros centro al acompañar a Aduriz con Kike Sola.

La anécdota llegó casi al final, cuando en una de las especialidades de la casa, Costa, una pesadilla, aprovechó un error de San José –a estas horas dicen que aún sigue saliendo a hacer el fuera de juego- llevó la derrota al marcador del Athletic, para que este San Mamés conozca en qué consiste el concepto.

No tocaba, es evidente que el Atlético, hoy por hoy, está a otro nivel, que es un rival casi imposible, una bestia negra, más negra que bestia, y que la vendetta por lo de Bucarest deberá esperar a la Liga. No estaría mal, por ejemplo, contribuir a descabalgarles de la segunda plaza, que eso de disputar previas de Champios siempre resulta incómodo. El gesto de Simeone, un cambio en el minuto noventa con su delantero como protagonista, retrató el afán provocador del argentino.


Aparcada la Copa, habiendo cumplido con las obligaciones, puesto que el objetivo se trataba de competir, toca centrarse en Liga, aunque el desgaste de ayer puede que pase factura el domingo frente a un Real Madrid contra el que pase lo que pase se seguirá manteniendo la cuarta plaza, único objetivo por el que cabe pelear ahora. Puntuar sería un lujo.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

8 comentarios

  1. No cambio ni un coma, lo has dicho todo y de manera perfecta. Añado solo que para mi de momento el Patetico es el equipo con mas efectiviatd de la Liga, los numeros hablan claro tan solo una derrota entre Liga, Copa y Champions y eso lo dice mucho. Siendo italiano reconozco claramente la actitud en el "catenaccio" del Cholo que ha pasado muhcos años en clubes de aquy y mucho ha aprendido sobre como planear una linea defensiva eficaz y insuperable, esperando una falla nel juego aversario y rompiedo con toda su artilleria este hueco. Asi fue. Por mi parte, nuestra parte, creo que este ATHLETIC sigue creciendo partido cada partido, que como siempre hay derrotas malas, como la de Anoeta y derrotas que aun te dejan un sabor dulce, no solo pq lo has intentado todo sino pq se ve que hay un camino bien marcado que puede darnos mucha ilusion.
    Un abrazo.

    Emiliano
    Presidente Peña Leones Italianos

    ResponderEliminar
  2. Así es, Emiliano, yo creo que la de ayer es una derrota de esas de las que se puede extraer lecturas positivas y que tiene que servir para que el equipo crezca, para aprender a competir.

    Gracias por pasarte por aquí, y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. En mi opinión ayer no merecimos perder pero si analizamos los 180 minutos, el Atlético ha sido superior y ha pasado justamente, es un bloque muy fuerte con las armas que utiliza. Se ha competido en la eliminatoria, el cholismo ha sudado el pase y ahora a quedar lo más arriba posible en la Liga.
    Courtois y Fernández Borbalán han sido dos importantes actores en este film de desenlace triste para nosotros. Simeone es así, lo era de jugador y lo es de entrenador. Yo le veo en un par de años intentando devolver al Inter a los tiempos gloriosos de Mourinho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no merecimos perder, Contini, ni mucho menos, pero salimos atolondrados tras el descanso. En el global, el pase del Atlético es justo perome sigo quedando con que Borbalán no hizo su trabajo y nos ha costado muy caro. Bueno, matizo, creo que Borbalán hizo muy bien su trabajo, de hecho estoy convencido de que quienes le pagan están encantados con la semifinal madrileña.

      Eliminar
    2. Contini,
      La victoria del Atlético no la podemos calificar como justa, preciamente por lo que dices luego... porque Borbalán fue un importante actor, determinante, que seguramente adulteró el resultado e incluso la alineación de ayer. También el gol de Raúl es precedido de una falta enorme... Así que justa no es. Llámale como quieras, pero junta no.
      Un abrazo a todos

      Eliminar
    3. Junta = justa...

      Hasta aquí llega el ratonio...

      Eliminar
  4. Pero Euup es que el Atlético no ha hecho nada diferente a lo que le ha llevado hasta donde está ahora. Sabíamos lo que nos íbamos a encontrar. Y, a su modo, pero desde mi punto de vista sí que han merecido el pase a semifinales.

    ResponderEliminar
  5. Contini,
    No he visto otros partidos del Atlético, salvo los que ha jugado contra nosotros y en los dos últimos que recuerdo nos bailaron bien bailados y el resultado fue justísimo. La diferencia son los errores arbitrales, muchos y continuados en nuestra contra. Por eso hablo de no justo. Si me ganan como los otros partidos mal por mi Athletic y su pobre nivel, pero si me ganan por injusticias me llevan los diablos.
    Son un equipazo, y quiero que me ganen por serlo no así. Porque ¿nos hubiesen ganado si le llegan a expulsar a Costa? Ni idea, pero me hubiera gustado saberlo.
    Y todo lo que digo lo traslado al partido del domingo contra el Real Madrid con el que siempre pasa algo... Quiero no saber quién es el árbitro y que pase desapercibido...
    Un saludo

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.