+ 2

Haciendo los deberes

Ya está, objetivo cumplido. Se trataba de pasar de ronda y de enmendar lo que la falta de puntería impidió comenzar a resolver en el Villamarín, pero este Athletic ha decidido comenzar a escribir la leyenda de este San Mamés desde el principio y el nuevo campo se ha convertido en el mejor talismán para el grupo que dirige Valverde.

No fue un día en el que la climatología ayudase, por la incomodidad de un viento Sur que casi siempre suele ser sinónimo de malas noticias, pero ni eso sirvió como excusa para que inasequibles al desaliento los zurigorris despachasen al equipo del inefable Garrido, que mejoró con respecto a la versión que mostrara hace una semana, principalmente en la segunda parte y cuando con la eliminatoria igualada y perdida olvidaron los rigores tácticos dictados por el entrenador y dejaron de acumularse delante de la caverna defendida por el tal Sara.


La empresa no se presentaba fácil, ni mucho menos, pero el Athletic afrontó la contienda cabeza, algo que demuestra el poso que el entrenador ha conseguido insuflar en sus pupilos. Dominando, intentando llegar a área rival, pero sin precipitación ni ritmo salvaje que luego no se pudiera sostener, los rojiblancos maduraron un partido que no fue el más brillante de la temporada pero que supieron gestionar y sacar adelante.

Sería injusto no mencionar ya a estas alturas del texto a Mikel Rico, el mejor, el jugador que desequilibró, que pasa por estar en un momento de forma impresionante y exultante en lo personal, y que marcara un primer gol de crack, de esos que vienen a confirmar que muchos estuvimos equivocados cuando nos extrañábamos de la contratación de un futbolista que creíamos venía a aportar músculo al centro del campo. 

Hoy por hoy el de Arrigorriaga es, junto a Iturraspe, probablemente el futbolista que más tiene que ver con la mejora defensiva del equipo y de la capacidad de empuje y dominio de la medular. Mientras Iturraspe aporta el rigor táctico, la pausa, el saber gestionar adecuadamente la circulación del balón, Rico aporta un despliegue físico impresionante para ofrecer un trabajo que llega a todas las posiciones del medio campo, empezando en área propia y finalizando en área rival.

Al descanso el Athletic llegó con la eliminatoria igualada, dominando claramente el partido y habiendo disfrutado, incluso, de alguna ocasión de gol y sufrido al menos un par de posibles penaltis, pero ya sabemos que no hay partido copero frente a los verdiblancos en que estos no se vean favorecidos con la generosidad arbitral en las áreas.

La segunda parte se trabó bastante más, con el Betis algo más adelantado y combinativo, pero sin llegar a crear peligro al punto de que los motivos de angustia más pasaban por los riesgos que siempre toma ese tupé con piernas que Valverde ha decidido alinear en la Copa. Tuvieron sus opciones Aduriz y de Marcos, pero faltó algo, no sé si calidad, tranquilidad o falta de precipitación, por lo que Valverde comenzó a realizar sustituciones.

Sola entró por Aduriz, con objeto de intentar generar el peligro que, como casi siempre, no se creaba en la línea más adelantada, pero la entrada de Kike coincidió con el segundo de Rico por lo que las urgencias goleadoras quedaron, una vez más enmendadas por el centro del campo. Tras el dos a cero el partido varió, el Betis intentó apretar, pero los apuros fueron escasos por más que siempre agobie ver un partido en el que el rival comienza a intentar penetrar en el área, aunque la solvencia defensiva de este equipo sea, por irreconocible, otra de las razones que le hacen seguir adelante en Copa y cuarto en Liga.

La victoria satisfizo, no tanto por la forma, y es comprensible que siempre no se pueda bordar el juego, sino porque el equipo consiguió que el resultado final de la eliminatoria fuese acorde con los méritos deportivos de los dos contendientes. Y tuvo su mérito, también, toda vez que se jugaba con las alas renovadas por las lesiones de Muniain y Susaeta, o con leves rotaciones por la suplencia de un Gurpegi necesitado de descanso que dejó sitio a un San José discretito, que fue de menos a más.

Llega ahora un repecho importante en esta etapa de montaña en que se ha convertido el mes de enero. El Atlético de Simeone será un rival con mayúsculas ante el que habrá que redoblar esfuerzo físico, atinar cara a puerta y hacer gala de esa solvencia defensiva que hace que el jugador más destacado de la línea, el gallo Laporte, figure en equipos tipo y quinielas de fichajes.

El jueves queda lejos aún, la Copa es importante, pero la oportunidad volverá a presentarse antes en liga, otra vez en lunes a las 22 gracias al indeseable Tebas, frente a un Valladolid ante el que sería una pena no seguir demostrando la distancia deportiva que existe hoy por hoy entre el Athletic y la mayoría de equipos de primera. Valverde, obligado a repartir minutos por lo exigente del calendario, deberá hilar fino.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Teniendo en cuenta el cuadro que tenemos en la Copa, el objetivo exigible de plantarnos en cuartos de final está cumplido. En la eliminatoria contra el Atlético hay que salir a competir, no rendirse como sucedió en Liga en el Manzanares; recuperar aquella forma de afrontar las eliminatorias contra el United o el Schalke.
    Me inquieta el partido contra los pucelanos en mitad de una eliminatoria copera de alto voltaje y me hace estar más alerta el que no podamos contar con Muniain, Rico y Susaeta. Espero que saquemos adelante el partido del lunes y que el Valladolid tenga suerte a partir del lunes. Me caen bien por muchas razones personales pero es que nos tratan muy bien allí, ojalá que sigan en primera.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy optimista para el lunes, no tanto frente al Atlético, reúne una serie de características que se nos dan francamente mal...

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.