+ 2

Mucho más que un punto

Es complicado hacer un mínimo balance en estos partidos contra el Madrid, que se viven desde la rivalidad más absoluta, desde las antípodas en la concepción de un deporte que es capaz de emocionar, como lo hizo el Athletic, a todos sus aficionados, que ayer eras los propios, que son bastantes, más los detractores del equipo de Florentino, que son bastantes más.

Y volvió a regalar un encuentro para sentirse orgulloso de quienes defendieron la zurigorri, por las formas y el fondo. Por pelear limpiamente por una victoria, basándose en su fútbol, que no es más –y ojo, que es mucho- que una combinación de velocidad, intensidad y garra, o sea, los ingredientes clásicos. Enfrente, lo contrario. Un acorazado, con una pegada impagable –de hecho, se compra a plazos que no se abonan-, un centro del campo que mezcla en igual proporción la calidad y la licencia para repartir estopa con impunidad y una defensa portentosa a la que se aplica un reglamento específico, escrito en Madrid, por las noches y bajo los focos, en los platós de los programas que hablan de fútbol, o sea, del madrí, en los canales de la tdtparty.

Sería mentir afirmar ahora que el Athletic no sufriera, principalmente en los primeros compases de la primera y segunda parte, y eso suena a reciente, a partido copero, pero no es menos cierto recordar que sufrieron tanto o más los merengues que los zurigorris. El Madrid hostigó de lejos en un chutazo de Ronaldo, pero el Athletic pisó área y tan solo la clásica ternura impidió adelantarse en el marcador.

La primera parte pasó de una fría entrada en juego de los locales a acabarla lamentándose de las ocasiones desperdiciadas, de que se jugó como para haber rentabilizado con goles un planteamiento valiente y una generosa entrega. Con Gurpegi convertido en un ciclón que se anticipaba a los delanteros, apoyado en un de Marcos que dio la razón a Valverde en su variante táctica; con un Herrera sublime, al que solo faltó algo de precisión para haber tenido una actuación memorable; con Rico aplicado y entregado hasta la extenuación; y un Iturraspe, por momentos brillante, ya no sorprende, que dio el nivel a pesar de estar algo más desacertado en un partido que suponía para él un examen definitivo.

Algo más discretos estuvieron Laporte, empeñado en dar pases sin sentido, quizás buscando un protagonismo que no correspondía; un Muniain participativo pero desacertado; y un Susaeta proactivo pero sin estrella a la hora de centrar, tanto en carrera como a balón parado. Todo ello, sin embargo, no impedía un gran trabajo colectivo.

Las lógicas incógnitas sobre qué daría de sí la segunda parte, esas que se debaten entre bocados en el descanso, fueron preocupantes durante los primeros compases de la segunda parte, momento en el que San Mamés caía en la cuenta de que Iraizoz jugaba. Importante la labor de Gorka, aparecer en el momento preciso. Y discurría entre la nada futbolera el encuentro cuando Iturraspe perdía un balón tonto en el centro del campo y Benzemá, Cristiano y Jesé subían un gol al marcador en una contra letal.

No era justo, pero de eso el fútbol no sabe, por lo que tocaba remontar y las sensaciones no eran las mejores. Valverde tiraba de recurso habitual, sacar a Ibai y retirar a Muniain. Y fue precisamente el de Santutxu, en un momento, el que revolucionó aquello. De un impresionante disparo que hizo explotar de gozo a La Catedral. Tiene lectura el gol. Porque es evidente que en el orden de preferencia de Valverde Muniain es titular frente a Gómez. Pero no debiera el Athletic equivocar estrategias. Se debe revalorizar a Muniain, porque será buena noticia para el Club, pero no a base de perjudicar a un futbolista, el bilbaino, que ha dado muestras de querer seguir y que, a pesar de parecer estar lejos en cuanto a potencial, puede que tenga que pasar a ocupar la posición de extremo izquierdo si Iker no juega limpio y el aplazamiento de la renovación acaba siendo una escaramuza para forzar su salida.

No habían dejado las gargantas de la afición de gritar cuando sucedió una jugada de esas que centrarán ahora todos los resúmenes de las televisiones. Ronaldo, una vez más malencarado, chulo y prepotente, solicitaba penalti en una jugada en que Gurpegi volvía a anticiparse con maestría, y en el rifi-rafe posterior sacó a relucir el muestrario de razones por las que algunos ni le soportamos ni entendemos que nadie pueda idolatrarle.

Dicen que Gurpe exageró, puede, aunque de eso, de teatralización, el madridismo puede dar un máster. Lo cierto es que el árbitro, extrañamente, aplicó el reglamento como en directo y en el campo parecía razonable. No soy objetivo, de los tipos que pasean por la vida pito en mano tengo alta consideración por los urólogos y la peor de la casta arbitral. Ayza Gámez, un árbitro con el que el Athletic tiene números discretos, ni frío ni calor, mostró en la jugada la personalidad que le había faltado antes, dejando al centro del campo y defensa merengues campar a sus anchas. Optó por enviar a Cristiano a la ducha, con lo que eso supone de convertirse en diana de la caverna mediática que viste en chándal.

Pudo el Athletic marcar el segundo, lo intentó, con cabeza, con inteligencia, pero pesaba el valor del punto logrado, el nombre del rival, la defensa numantina de un Madrid sin prisas y el sobreesfuerzo de los últimos partidos.


El punto, que dejó buen sabor de boca, afianza en la cuarta plaza a un equipo que transmite cada semana más motivos para la esperanza. Ahora toca descansar y no desaprovechar la cuesta abajo del calendario que se vislumbra. Y que ladren por el centro peninsular, que aquí cabalgamos al trote.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Gontzal, a mí me parece que los dos centrales rayaron a gran altura, no solo Gurpegui. Lo de CR7, Balón de M, es una expulsión justa, teatralizada por Gurpe pero existe la agresión. Ayza estuvo valiente pero parece que el año que viene le van a bajar a Segunda e igual hizo lo de "para lo que me queda en el convento.." La historia del Balón de M en ambos an Mamés está llena de provocaciones y gestos del mentado hacia nosotros. Nunca hemos soportado a este tipo de jugadores, egoístas y ventajistas, casados consigo mismo.

    Si seguimos en esta línea el equipo promete grandes cosas. No te hagas muy mala sangre, esas terurlias pseudofutbolísitcas están llenas de ciegos y sordos selectivos como Simeone el otro día.

    ¿Qué tiene que hacer Txatarras II para que le echen del campo? ¿Lo que le hizo a él De Jong en la final del Mundial?

    ResponderEliminar
  2. Terurlias, en ratonio dícese de la mezcla de tertulias y aullidos a partir de la medianoche, una hora menos en Canarias.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.