+ 4

Toca ser optmistas

Ya lo dejamos aquí escrito cuando la eliminación copera y los argumentos sirven para analizar lo del sábado, seguramente el mayor fiasco de la temporada de un Athletic al que todos esperábamos en su versión más competitiva y nos tuvimos que conformar con un equipo al que le faltaron dosis importantes de personalidad.

No hay más cera que la que arde y el Athletic, que es cuarto porque es el mejor equipo de su liga, está en un escalafón inferior, a años luz de la capacidad para competir que tienen los tres primeros de la tabla.

Afortunadamente los perseguidores no aprovecharon el tropiezo de los de Valverde y, otra vez, lo que podía haber supuesto sentir el aliento en el cogote de donostiarras, sevillanos o castellonenses, se quedó en un exiguo punto de ventaja perdido que si bien a priori parece poco, situaría, por ejemplo, a los txuriurdin a dos victorias a la espera de dilucidar el goal-average particular.

La tentación de echar cuentas cada jornada es comprensible, pero de poco vale y menos en una competición en la que se tarda tres días en completar la jornada, con análisis que van variando a medida que se producen los goles en los campos. Por ejemplo, ayer, cuando la Real preocupaba hasta que Osasuna salió en auxilio, como luego sucedió con el Elche, del actual propietario de la cuarta plaza.

No lo va a tener fácil el Athletic, a pesar de que la próxima jornada, rindiendo visita a Caparrós, saldrá al campo sabedor del resultado de sus rivales, pero sí parece adivinarse en los pupilos de Valverde menos brillo del que llegaron a tener a finales de la primera vuelta o entre enero y febrero. Por eso fue decepcionante la derrota frente a los colchoneros, máxime después de ponerse el viento de popa tras el tanto de Muniain.

Y los fallos fueron colectivos y también individuales. Porque para maniatar a los de Simeone tocaba bregar, luchar y acertar con el balón, pero los nuestros no supieron. Superados en intensidad y personalidad casi todos, quizás haya que salvar a Aduriz, Rico o Laporte, únicos supieron a qué tocaba jugar, mientras que Muniain, a pesar del gol, Susaeta y de Marcos parecían mantequilla futbolera para gentes con los espolones que poseen los raulesgarcías que pueblan el centro del campo colchonero.

Hablando de de Marcos, poco aprovechó la ocasión para reivindicarse como alternativa en un puesto en el que algunos aún creemos que es donde mejor puede rendir. Decepcionó el de Biasteri, aunque fue todo algo generalizado. Iturraspe, ancla y compás, se vio superado por la presión y protagonizó pérdidas de balón (verbigracia el primer gol) en él ya poco habituales.

Ahora, además, se junta la ausencia de la pareja de centrales que ha venido siendo eje y base del gran comportamiento del Athletic. Sin Gurpegi y, circunstancialmente, sin Muniain, preocua ver el rendimiento de una zaga que padece demasiado con San José de central e Iraola de lateral, ambos carentes de la velocidad que el equipo necesita. Qué tendrá el central navarro más allá de un incuestionable manejo de balón para ser la opción preferida de Valverde o Bielsa para el eje de la zaga es otro de esos expedientes X zurigorris.

Txingurri, al que se le ve consciente de no estar pudiendo administrar el banquillo con el acierto que sí tuvo durante tantas semanas, en gran medida por el bajo rendimiento de las alternativas a los jugadores lesionados, deberá apretar a los suyos para seguir en la línea de las últimas jornadas.

Porque a pesar de la falta de brillantez, el Athletic sigue siendo cuarto por méritos propios y lo tiene fácil –o mucho más fácil que sus rivales, al menos- para quedarse con la plaza en propiedad. Ahora puede ser momento para ver la garrafa medio vacía, basado en todo lo dicho anteriormente, o ser consciente de la importancia de ser tuerto en el país de los ciegos aspirantes a viajar por Europa la próxima campaña.

Debe quedar claro que a lo largo de una temporada hay todo tipo de situaciones y altibajos, por lo que saber mantenerse ahora contra viento y marea es la principal prueba de fuego del equipo. Dos tropiezos como los sufridos contra el Espanyol, verdadera sorpresa, y el más lógico contra el Atlético no deben impedir valorar en sus justa medida lo realizado hasta ahora. Y sí, nada es sencillo, pero si no lo es para el Ahtletic, al que podrían bastarle doce puntos para conseguir el objetivo, qué no pensarán en Sevilla o Donostia con seis puntos menos y sendas salidas a San Mamés.

Toca militar en el optimismo, no generar alarmas innecesarias y confía en quienes tan bien lo han hecho hasta ahora. Un tropiezo contra el líder, contra nuestra particular bestia negra, con quien provocó el siniestro total de Bucarest puede resultar hasta asumible.


Y sí, claro que sí, claro que me acuerdo de Teixeira… es malo, malísimo, un incompetente. Y quien le consiente trotar por los terrenos de juego pito en mano cada semana un sinvergüenza.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con lo que escribes, me da una rabia terrible ver que cuando tienen que sacar cojones , si cojones digo, no sacan nada y les vuelven a pasar por encima. Alguien les tendria que enseñar caracter , si caracter, porque salvo alguno los de mas son unas madres , lo de San Jose es para ponerse a mear y no hechar gota, parece una monja, le falta velocidad y mala ostia. Tan malo es Etxeita que no le da una sola oportunidad viendo lo que ahora tiene? De Marcos corre como un pollo sin cabeza, no mete una entre los tres malos ni borracho. En fin como se puede adivinar por mis palabras estoy un poco cabreao,con la pasividad que a veces muestra el equipo y por la falta de caracter(cojones) para que nos entendamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El carácter, Kili, en general, suele venir de serie o se hace en función de las circunstancias. Si para estas alturas, con lo que exige la competición, y con el nivel de partidos que a estos futbolistas les ha tocado vivir los últimos años, no han espabilado, dudo que lo hagan.

      A Etxeita imagino que le veremos en Valencia la semana que viene. Veremos, porque no es justo juzgar a alguien por un solo partido.

      De todas maneras, hay veces que sí que exaspera ver lo mal que competimos contra ciertos equipos, el oficio que nos falta.

      Eliminar
    2. El carácter, Kili, en general, suele venir de serie o se hace en función de las circunstancias. Si para estas alturas, con lo que exige la competición, y con el nivel de partidos que a estos futbolistas les ha tocado vivir los últimos años, no han espabilado, dudo que lo hagan.

      A Etxeita imagino que le veremos en Valencia la semana que viene. Veremos, porque no es justo juzgar a alguien por un solo partido.

      De todas maneras, hay veces que sí que exaspera ver lo mal que competimos contra ciertos equipos, el oficio que nos falta.

      Eliminar
    3. Tu si que sabes decirlo bien,el oficio que nos falta.... a veces como tu dices es exasperante, la verdad que tienes razón ,el carácter viene con uno o se forja a través de vivencias en todo tipo de entornos, trabajo ,en situaciones de la vida etc... pero joer con estos tíos,yo me desespero parecen unos apocaos,joder un poco de rabia hombre y de tesón. Pero estoy contigo, si con todo lo que han vivido ya ,no les sale la vena esa.... ya no les va a salir.

      Eliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.