+ 1

Un tedioso empate de los que consolida

Puede que el punto sea bueno, que ya ha quedado más que acreditado a lo largo de la temporada que los resultados son buenos o malos en función de lo que hagan los rivales aunque en estas jornadas maratonianas de tres días, en las que los partidos se suceden a modo de las sesiones continuas de las salas de cine de antaño, tan pronto se celebra un lunes un tropiezo de la Real y toca resetear la calculadora para volver a hacer cálculos un martes.

Insisto, seguramente el punto sea bueno, desde luego no se hizo acreedor el Athletic a nada más, pero el espectáculo –dejémoslo en presunto- fue, francamente, lamentable. Entre el viento, que contribuía a hacer impracticable el despliegue de un mínimo de sentido en el juego, el ritmo del Elche, rozando la hiperactividad cuando no la histeria, y el desatino generalizado, en especial en los tres de la media punta, con especial mención a un Herrera desnortado que Valverde incomprensiblemente mantuvo contra viento y marea, hicieron que el Athletic saliese movido en la fotografía del Martínez Valero.

Cierto que no ayudó el árbitro de turno, navarro como Undiano, el colegiado de moda, que se ha debido de fijar como medida autodisciplinaria no superar el número de cuatro tarjetas por partido y dejó campar a Botía por el campo como si tuviese el pedigrí que los referee suelen reconocer a un tal Xabi Alonso, un futbolista brillante con el balón en los pies que se disfraza de guillotinador cuando lo pierde.

Mientras se suceden el resto de encuentros de esta jornada, habrá que convenir que, como decía el Valverde, el punto es bueno. Los perseguidores, en el mejor de los casos, y está por ver, recortarán dos puntos al Athletic lo que les obligaría a ganar un partido más que los zurigorris una vez consigan salvar la actual diferencia de puntos. Y como no se trata de ser más papista que Jagoba Arrasate, que empieza a entregar la cuchara de la Champions para indignación de recaldes, fanos, becerriles o irazustas, habrá que abrazar el optimismo, llenar la Catedral el sábado y procurar que no se escapen los tres puntos.

Porque la remada, aunque sea corta como la de Elche, ayuda a llegar a la orilla. Claro que para eso será necesario mejorar mínimamente el juego, sobre todo en una medular que borda lo táctico gracias a Iturraspe y Rico, pero que falla estrepitosamente en la creación, en la precisión, en las entregas en el momento oportuno. Sucedió contra el Getafe, donde una abusiva posesión de balón no se tradujo en ocasiones y mucho menos en goles por los problemas en la definición, seguramente el problema estructural más insalvable de ese equipo.

La definitiva vendetta contra el Atlético de Simeone debiera ser un acicate suficiente como para que San Mamés se vista las pinturas de guerra zurigorris, porque nada más contribuiría a dar un puñetazo en la mesa europea que una victoria. Sin Herrera, que cabe penar que será reemplazado por de Marcos, el comodín que ayer jugó de centrocampista un rato y de lateral otro, toda vez que Beñat no parece gozar de galones en el escalafón de Txingurri, el Athletic deberá destapar el tarro de las mejores esencias, el de la presión y velocidad, el de la paciencia ante un equipo que se acoraza, el de la precisión en el pase y más aún en el remate.

El reto se presenta apasionante, aunque no debería perderse la perspectiva. El Atlético se juega tanto como el club del que procede, por lo que no será mala oportunidad para que el equipo ponga en práctica la zorrería que su entrenador demuestra en banda, salas de prensa y en la vida en general.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. En el partido contra el "Alético" hay que abstraerse de teixeiras y del juego sucio habitual de los del Manzanares. Soy optimista si imponemos nuestro juego aunque llevamos cuatro partiditos en el que no hemos estado muy finos.

    Si propiciamos el sábado un cambio en el liderato de la liga de Tebas, será buena señal y ojito con el Sevilla para la cuarta plaza.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.