+ 1

El Athletic mejor, gracias

Haciendo lo que, a priori, parecía lógico, que no quiere decir que resulte sencillo, el Athletic ha dado en un mes la vuelta a una situación que se antojaba francamente complicada. Enganchando varias victorias consecutivas, más un meritorio empate en Mestalla, el equipo rojiblanco ha vuelto a reivindicarse como un candidato para, al menos, procurar luchar por las posiciones europeas. Para ello tan solo ha necesitado afianzar el sistema defensivo, a un nivel sorprendentemente solvente, que su centro del campo volviese por donde solía, al menos en lo que a Rico e Iturraspe se refiera, dos futbolistas cuyo rendimiento deportivo va tan unido y donde tanto y tan bien se complementan, al tiempo de que uno hace mucho mejor al otro.

Por si fuera poco, los últimos partidos, el de Ucrania y el de Getafe, Beñat Etxebarria, por fin, comienza a demostrar las razones por las que una directiva tan poco dada a los gastos de relumbrón decidió poner sobre la caja registradora del Betis varios millones de euros. No deja de ser significativo lo de Beñat, que parece llega por una combinación de mejoría física unida al rendimiento de quienes le secundan por detrás, los ya mentados Ander y Mikel, y que Valverde, tan obcecado él para lo bueno pero también lo malo, le haya dado algo de libertad para poder arrancar desde algo más atrás, algo que agradece un futbolista que necesita ver el fútbol más por el parabrisas que por el retrovisor.

Esa mejoría, esa solvencia, unida a un buen tono físico que permite presionar muy arriba a los rivales, tiene su contrapartida en la escasez de ocasiones. Si no han sonado las alarmas viene por los escasos goles encajados –que debían, incluso, haber sido menos de no mediar cierta relajación contra Espanyol y Getafe-, por el funcionamiento de ese San José que sigue reivindicándose como un auténtico peligro en ambas áreas –no parece una gran tarjeta de presentación para un central- y por el estado de forma de un Aduriz que participa en prácticamente todos los goles del equipo, independientemente de quien los transforme.

Así las cosas, y toda vez que en Bilbao las aguas bajan ya más tranquilas, comienza ahora un mes clave para el devenir del Club. Asumiendo que el equipo sacará adelante el encuentro frente al Córdoba y que noqueará en Copa al Alcoyano, llegarán después, y antes del parón navideño, sendas piedras de toque visitando Anoeta y recibiendo al Atlético de Madrid, donde el equipo deberá, independientemente del resultado, demostrar su potencial competitivo.

Antes, valdrá un mísero punto contra el BATE Borisov para optar al premio de consolación del grupo Champions, competición en la que el equipo no ha sabido hacer las cosas como debiera. Hay libertad para etiquetar el asunto, cada uno podrá calibrar si lo tilda de fracaso o utiliza un adjetivo más benévolo, pero lo cierto es que viendo las lecturas que entrenador y futbolistas han ido haciendo tras varios partidos decepcionantes (Shaktar y Oporto en casa) y uno que debe tildarse de ridículo espantoso (en Borisov), es lícito plantearse con qué ánimo va a afrontar el equipo una competición menor como la Europa League.

Existe una segunda lectura del devenir deportivo, que va íntimamente ligada al proceso electoral que el Club puede vivir el año que viene. Se apunta en algunos ámbitos que se mueven los de casi siempre y que se especula con una posible candidatura. Si a día de hoy, como parece, Josu Urrutia se presenta, parece claro que las opciones de otra posible candidatura pasarían por una mala situación clasificatoria, por lo que lo peor para la actual Junta parece haber pasado toda vez que el equipo endereza el rumbo liguero.

Con un balance económico incontestable, con una participación para la Champions League, una remodelación en profundidad en Lezama, el Club alejado de las broncas y follones de antes… parece difícil discutir que Urrutia, si opta a ello, merece un segundo mandato.

La duda, de nuevo, pasar por el banquillo. Esperemos que de no seguir Valverde no se convierta eso en la principal bandera electoral. Sería hacer mucho daño, de nuevo, a un Club que lo que necesita es apuestas a medio y largo plazo tanto para el ámbito de la gestión como el de Lezama.

Lo del banquillo del primer equipo parece otro cantar. El fútbol profesional es ingrato. Y de la misma forma que Valverde pareció el principal artífice de lo obtenido en la pasada campaña, no es menos cierto que tiene una cuota importante de responsabilidad en la mediocre participación europea y el bajo rendimiento en Liga. Eso, y la pobre apuesta futbolística que nos está regalando últimamente, además de lo poco comprensible que resultan muchas de sus decisiones en lo referente a alineaciones y, sobre todo, convocatorias, con entradas y salidas poco coherentes.

Claro que jugadores como Ibai, Muniain o Susaeta no lo están poniendo fácil. 
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

1 comentario

  1. Fina ironía lo del peligro de Sanjo en las áreas :-)
    Muniain... no es de mis debilidades desde luego; últimamente, me exaspera más de la cuenta.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.