+ 3

No es fútbol, pero sí responsabilidad de sus dirigentes

En España todas las tragedias tienen su vis cómica, para qué lo vamos a negar. Desde Calixto y Melibea, no hay drama que no tenga sus golpes de humor. Así, una cruenta batalla entre esos salvajes que se parapetan en el fútbol por aquello de la comodidad de camuflarse en la muchedumbre para campar a sus anchas, acabó ayer, de nuevo, con un cadáver sobre el terreno de juego liguero.

Otra vez, y las casualidades no existen, en manos de esa caterva de nazis que componen quienes se esconden bajo el nombre de Frente Atlético, que ya acumula su segunda víctima mortal, con la complicidad por haber mirado hacia otro lado durante tanto tiempo de los dirigentes de esa entidad, los giles y cerezos, y gran parte de la prensa deportiva madrileña que ha jaleado y tildado de “mejor afición de España” a esos cuatro mil que detrás de una de las porterías del Calderón han combinado gritos a favor de los suyos con consignas contra casi todo que debieran haber supuesto su ilegalización, pero ya se sabe que en ese Estado los tribunales tan solo actúan con diligencia y contundencia cuando se trata de amilanar a movimientos independentistas.

No deja de tener su aquel el asunto. Doscientos tipos que dicen que han quedado por WhatsApp tras desayunar para darse una buena somanta de palos utilizando el fútbol como trinchera y las ideologías extremas -unos de izquierda y otros de derecha, dicen- como verdadera causa. Es fácil imaginarse a los ultras, ataviados con sus botas militares, chamarras Bomber negras y bufandas rojiblancas con simbología ultra bordadas, sentados en una mesa de algún Vips capitalino. y con las manos libres tras dejar apoyados los bates y demás utensilios, para dar caza al rojo para degustar un buen café con porras. Con porras, sí, que no falten, tan madrileño como cruelmente significativo.

Después batalla campal, con tardía actuación de unos cuerpos policiales teóricamente informados de lo que iba a suceder, y un cuasi cadáver flotando como un pato en el Manzanares. A partir de ahí, actuación de los dirigentes a escala de lo sucedido, lo que viene a dar la razón a quienes opinamos que nada sucede ajeno a la responsabilidad de Tebas, Villar y resto de compinches.

Porque el esperpento, el sainete,  llega a más. Un partido que no debió disputarse bajo ningún concepto como señal inequívoca de que el fútbol debía entonar el “hasta aquí hemos llegado”, acabó con la doble victoria del Atlético, tanto a muertos como a goles, porque la Liga de Fútbol Profesional y la Federación fueron incapaces de acordar la suspensión so pretexto de que desde la LFP llamaban a las oficinas federativas de la calle Alberto Bosch y nadie cogía el teléfono. Esto también tiene su gracia. En plena era de la comunicación, mientras los enemistados ultras se citan por WhatsApp, los también enfrentados Angel María Villar y Javier Tebas no tienen sus respectivos móviles en las agendas. A priori, aparentan estar mucho mejor organizadas las agendas de los salvajes de la grada que la de los gánsteres de los palcos.

Y, por desgracia, nada cambiará. Los dirigentes condenan con la boca pequeña a esos ultras que tan bien les vienen para ganar procesos electorales o controlas asambleas y juntas de accionistas. Es más la necesidad que el miedo a enfrentarse a ellos lo que les ha llevado a subvenciones abiertas y encubiertas, por lo que nada, o muy poco, harán salvo que se les pongan muy en contra.

Hay que ser pesimistas. Ya hay corresponsables  de lo sucedido (léase Gil o Cerezo) que afirman que nada tiene que ver con ellos la muerte de ayer. Lo mismo sucedió cuando Ricardo Guerra apuñaló con alevosía a Aitor Zabaleta. No era fútbol. Era delincuencia. Caza al vasco, odio. No interesó verlo así. Ni se tomaron medidas. Y se siguió alimentando al monstruo. Se continuó tildando de gran afición a los secuaces del asesino de Aitor, pasando por alto sus insultos, sus bravatas, los despliegues de pancartas trufadas de simbología nazi y ultra derechista. Ahora, que se pasa de nuevo de las palabras a los hechos, prefieren limpiar sus conciencias –si es que las tienen- afirmando que no existe relación entre lo que se tolera vociferar en la grada y se pone en práctica en las calles.


Francisco José Jimmy Romero Taboada, con dos hijos y cuarenta y tres años es una triple víctima. Del reincidente nazismo rojiblanco madrileño, de su propia mezcla de odio y fanatismo, y de la connivente y cómplice pasividad de los dirigentes del fútbol. Dan ganas de pedir que se pare el tren y bajarse.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

3 comentarios

  1. Arrastion, Gontzal

    Te doy mi opinión personal. En primer lugar, no me parece justo poner al mismo nivel fascismo y anti-fascismo, por mucho que ciertos elementos que se declaran como anti-fascistas no sean santos de mi devoción. Respecto a la teoría de la "quedada", se va deshaciendo. No hay pruebas en el atestado de ninguna quedada en redes sociales y foros habituales de este tipo de grupos para sacudirse. Bucaneros en su comunicado ha negado estar presente en los hechos como se apuntaba. De hecho, el hecho de que el muerto y todos los heridos sean gallegos, ya de por sí, me suena raro, y me incita a pensar que fue una simple emboscada. Hablando ayer por la tarde con un amigo gallego que como yo, está afincado en Madrid, me comentaba que le había llegado que habían llegado un par de autobuses de A Coruña a las inmediaciones del Calderón, y que en menos de 5 minutos, vieron un grupo de 200 tipos con palos y navajas y de estética skin. La soba que se llevaron es monumental, pero suena raro que si quedas con ánimo de sacudirte con esa gente, no lleves ni un cortaúñas.

    Por otra parte, yo he coincidido con la gente de Riazor Blues en el campo del Rayo en un partido de liga. Cuando hablo de coincidir, es simplemente que estábamos en el mismo campo. No hubo ningún problema. Se bebieron hasta el agua de los floreros, entraron al campo, cantaron, animaron y se fueron. Me escama que ahora se trate de meter a todos los grupos al mismo nivel. He llegado a leer hoy como calificaban a los Eskozia la brava Eibartarras como grupo ultra, y creo que forma parte del juego de diluir responsabilidades del Frente Atlético, del Atlético de Madrid , LFP y autoridades en lo que pasó ayer, unido a la teoría de la quedada. Al hilo de lo que comentas del Club Atlético de Madrid, tienen un problema y gordo. Tienen dirigentes que miran para otro lado ante cosas como estas y a un entrenador y una afición que en buen número ríe las gracias al FA. Lo de la afición lo pude comprobar yo hace unas 4 temporadas en un Atlético-Athletic en el que fui de incógnito con un amigo algorteño a una buena localidad, y en la que presencié ojiplático como la "mejor afición de España" no dudaba en cantar "Zabaleta, era de la ETA" , "vascos, hemos venido a fusilaros" y lindezas del estilo. Y así 16 años han estado. Hasta que ha vuelto a pasar. A destacar también la pasividad de la Policia. En el video que circula se ve a un Policia Municipal al otro lado del río, viendo la escena impasible. El muerto, estuvo 20 minutos agonizando en el río y tratando de trepar hasta que vinieron los bomberos a poner una escalera. ¿Hay una quedada entre dos grupos y no hay dispositivo de seguridad? ¿Qué es eso de que la delegación del gobierno declarara este partido como de "bajo riesgo" si había una quedada? Reconóceme que suena muy raro.

    Mi amíguete gallego me contaba como la noche del sábado al domingo mismo se cruzó de madrugada con una turba de nazis que bajaban cruzando el barrio de Lavapies (no es muy común que anden por ese barrio), y que hasta que no se ha enterado de lo que pasó ayer por la mañana, no hizo la conexión. Madrid Río y el Calderón quedan a unos 20 minutos andando desde Lavapies.

    Para despedirme quiero destacar el coraje de Antoine Griezmann al salir a dar el pésame por el asesinato de ayer y de paso recordar a Aitor Zabaleta. Le honra. Ha sido el único que ha tenido la gallardía de hacerlo en el Atlético. Su entrenador pasó del tema, y de los dirigentes ya hemos hablado. Tal vez le cause algun problema esto a Griezmann, pero lo mismo que le he criticado sus escasas luces en otras ocasiones, creo que hay que reconocerle esto.

    Besarkada bat, Gontzal.

    Aitor

    ResponderEliminar
  2. Aupa Aitor, me alegra verte por aquí de nuevo.

    Ya sabes de qué pié cojeo, nada más lejos en mi intención que poner a ultraderechistas como esos al nivel de nadie. En una democracia estarían ilegalizados, y en cualquier país europeos los hubiesen disuelto tan solo por hacer apología del nazismo, pero ni por esas.

    Hubo una oportunidad, el vil asesinato de Aitor Zabaleta, en aquel ni tan siquiera podían justificarlo por la vía de la pelea, y ya ves, desde un principio la prensa capitalina intentó desligar aquello del fútbol y de la política. Quedó como quedó, con el Atlético como referente de lo que es animar en un campo de fútbol y hasta hoy.

    Qué esperar de una justicia como la española, que es una mentira, un brazo armado del Gobierno, que solo corre para silenciar la voz de catalanes o ilegalizar cualquier atisbo de movimientos independentistas en Euskadi.

    Lo de ayer es lamentable, pero me resulta difícil exculpar a los Riazor Blues, a los que no pongo al mismo nivel, pero tampoco salvo. No tengo, en general, buena opinión del grueso de aficiones de detrás de las porterías, a los que siempre mueve algo más que el fútbol. Tampoco de algunos que habitan San Mamés, por más que ideológicamente puedan resultarme más cercanos.

    Lo del guasap es poco creíble, ciertamente, al menos extraño, suena a comedia que alguien pueda tener el número de teléfono de la afición rival. Quería contraponerlo a la excusa de la LFP para no suspender el partido. Resulta que Tebas no sabe cómo localizar a Villar.

    Eso es lo que hay que destacar de todo esto, donde está el embrollo. Es dificíl resoler el asutno de la rivalidad, de la agresividad que alberga el fútbol, no porque sea más violento que otras manifestaciones sociales, sino por ser la más
    numerosa.

    Pero si la solución debe pasar porque Cerezo y Gil afeen la conducta de esos con quien tan a gusto se sienten, mal vamos.

    Esto pasa porque el CSD actúe, que se legisle que se pueda expulsar a la gentuza de los campos. Y porque Federación y LFP normalicen, de una vez, que un partido no puede seguir si se insulta a un jugador o afición rival.

    Me da igual que sea por razones de raza, sexo, religión, creencias políticas...

    Se han convertido los campos en barras libres de los improperios.

    No deja de resultar curioso que ayer, de nuevo, arbitrase el encuentro el colchonero Teixeira. Aquel que mandó seguir jugando a Gurpegi cuando esté fue a preguntarle si no escuchaba los gritos de "Gurpegi yonki" o "vascos, vascos, hemos venido a fusilaros"

    Y si eso pasa porque en San Mamés se deje fuera a quienes vociferen "españoles hijosdeputa", eso que habremos ganado.

    Coincido Aitor en que puede que nos estén intentando vender una versión interesada de pelea entre Ultras para favorecer, una vez más, al Frente Atlético.

    No seré yo quien no lamente y condene una muerte, quien la justifique, pero no sé, debe ser que porque me hago ya mayor, porque también tengo dos hijas, me cuesta entender qué pinta un tipo de 43 tacos de pelea mañanera.

    Aceptando que pueda ser una encerrona, también me pregunto como coño se enteraron los 200 asesinos colchoneros dónde y a qué hora iba a parar el autobús.

    Todo tan raro como triste y lamentable.

    Beste besarkada bat zuretzako.

    ResponderEliminar
  3. Aupa Gontzal

    Absolutamente de acuerdo contigo. Si hay que echar a ciertos borregos incluso de San Mamés, por mi perfecto. No aguanto el tema de los insultos ni por la calle, mucho menos en el fútbol. Mi aita lleva lustros sin pisar un campo porque no aguanta los modales de la gente (solo hizo una excepción con el último partido del Athletic en el viejo San Mamés). Aun recuerdo cuando yo solía ir a San Mamés al fondo sur, de pie, y en partidos "calientes" como contra el Real Madrid, se mezclaban chavales con bufandas del Madrid con miembros de Abertzale Sur en el mismo espacio y no había ningun problema.También recuerdo la rapidez con la que personal del club actuaba cuando a algún iluminado se le ocurría la "feliz" idea de colgar a la valla un anagrama de ETA, retirándolo ipso facto. En esto todavía hay clases. Y celebro que mi club lo haya hecho así. Nada mas lejos por mi parte que defender actitudes y actos de muchos "grupos de animación" como Riazor Blues.

    He leído que el jefe de la "peña normal" del Atlético en A Coruña es un destacado miembro de Democracia Nacional y se sospecha que puede estar detrás del chivatazo a sus colegas del FA. Lo del wathsapp, me recuerda a Gila con lo de ¿es el enemigo?. No me lo creo. Lo del tipo de 43 años de pelea mañanera, ya me parece esperpéntico, pero es que me da que esta vez el tema estaba más que preparado para que pasara lo que pasó.

    E insisto, el problema es la impunidad y connivencia por parte de autoridades, clubes y prensa deportiva con la que se mueven estos grupos. Vamos a ver lo caro que le sale el gesto a Griezmann. No soy muy optimista.

    Ondo izan, Gontzal.

    Aitor

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.