+ 4

Matemáticas, especulaciones y probaturas

Cualquier cábala a estas alturas de temporada resulta inútil más allá de rellenar espacio, sea en medios de comunicación o en tertulias de barra de bar. Se puede especular con el número de partidos que son necesarios ganar para obtener pasaporte europeo vía Liga o de lo que se quiera, pero es más que claro que nadie sabe, a estas alturas, cuántos puntos garantizarán alcanzar el objetivo.

Hace dos semanas Ernesto Valverde hablaba de la necesidad de cosechar un número de puntos que ya parece lejano e innecesario. Y es que el fin de semana ha vuelto a dejar de manifiesto que vía competición liguera irá a Europa como séptimo clasificado el tuerto de ese país de ciegos en que habitan Málaga, Espanyol, Celta y Athletic. Después del trabajado y afortunado empate en la ribera del Manzanares, donde el linier del colegiado Latre fue quien, con diferencia, más hizo porque los rojiblancos vizcainos puntuaran, la jornada más compleja de cuantas restaban ha resultado más que propicia y deja al Athletic en sus manos la opción de garantizarse presencia continental, aunque con el añadido de tener que disputar dos eliminatorias previas en verano, algo que convierte el logro en un regalo envenenado.

La noticia es más que buena, si quiera para centrar la actualidad en ello y no en la Copa, principalmente para no caer en la tentación de mirar hacia Barcelona, ahora que atraviesan la mejor racha del curso y donde Luis Enrique va camino de ser declarado molt honorable. Centrado el equipo en la competición liguera y atareado Valverde en determinar cómo y con quiénes intentar el asalto al Nou Camp el 30-M, lo cierto es que las jornadas avanzan y las ideas parecen todo menos claras.

La enfermería luce letrero de overbooking, con sendas dudas sobre el rendimiento de varios de los llamados a ocupar plaza casi fija, como Ibai o Iraola, con Aduriz haciendo la goma desde hace varias jornadas, y el entrenador decidido a contar solo con aquellos que tengan claro que lo que busca, como requisito clave, es intensidad. Que se lo digan a Susaeta o Aketxe, que ya deben saber cómo se paga la falta de entrega.

No está fácil lo de la final copera, como no lo está lo de la Liga, por más que el Athletic cuente con mejor calendario que los rivales, con dos partidos de tres en casa. Y no lo está por las bajas, por el estado de forma general de un equipo al que la temporada se le hace larga, por la tardía decisión del entrenador de intentar repartir los minutos de competición y por la ausencia de un patrón de juego mínimamente solvente.

Alguien puso mármol a la más célebre frase de Caparrós, clasificación, amigo y, quien nos lo iba a decir, Txingurri parece decidido a arrodillarse delante de la lápida ramo de flores en mano cada semana. El juego es secundario, todo pasa por la solvencia defensiva, desaparecida desde hace un mes, por cierto; el trabajo destajista en el centro del campo, aliñado con las dosis de calidad del redescubierto Beñat; y el acierto de un Aduriz que aporta a la causa más porcentaje de goles que Cristiano o Messi a las suyas.

Con esos mimbres debe hacerse un cesto, así que no es de sorprender que las probaturas, con variaciones de esquema, contando con dos delanteros, por ejemplo, o con Mikel Rico como improvisada solución para el flanco zurdo del centro del campo, sean la constante hasta final de mes.
Como no debiera sorprender que Bustinza, a pesar de la sanción que le impedirá jugar contra el Deportivo, acabe de titular del lateral derecho por la más que posible ausencia de Iraola. Sería triste epitafio deportivo para el de Usurbil no poder portar el brazalete de capitán en ese encuentro ahora que ya se ha oficializado, tarde y mal, su decisión de abandonar la disciplina zurigorri.

A este respecto, y después de todo lo que se ha escrito, no debería sorprender demasiado la decisión en un tipo cabal y extrañamente discreto e inteligente para lo que acostumbra el mundo del fútbol, que pasa a echarte de menos a simplemente echarte en tan solo unas semanas. Andoni ha sido fiel a sus principios, a su criterio. Consecuente y honesto. Le costó aceptar seguir un tiempo extra hace unos meses y ya avisó que sería la última renovación. No es fácil gestionar las salidas en el fútbol, donde los aficionados no solemos ser, muchas veces, tampoco en el Athletic, justos.

A nivel comunicativo no ha podido hacerse peor. El asunto saltó, hace demasiadas semanas, a la palestra en un medio digital madrileño, firmado por un periodista donostiarra afincado en la capital y que tan solo se ocupa del Athletic cuando puede publicar algo en sentido negativo. Fue este mismo gacetillero el que dio la exclusiva de la batalla de Bielsa con el famoso jefe de las obras de Lezama, lo que no deja de acreditar que su fuente, y no hace falta ser Colombo, anida dentro del vestuario. El Club calló. Y el asunto lo retomó ETB hace quince días. El Club decidió aferrarse al laissez passer que tanto se practica en la entidad para anunciarlo la pasada semana, en un momento en que se desconoce qué sentido pudo tener.

Así las cosas, lo que queda de mes servirá para que los periódicos intenten aumentar ventas regalando vaya usted a saber qué artilugios rojiblancos cara a la final, para que ventanas y balcones aún poco engalanados florezcan de rojo y blanco y para que Valverde continúe con la preparación del partido más difícil de su carrera profesional. Porque el asunto entraña la dificultad de enfrentar al Barcelona el once más competitivo de un plantel plagado de bajas. Lo de jugar a fútbol habrá que dejarlo para otro año.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

4 comentarios

  1. Querido Gontzal:

    Coincido en lo que has escrito en tus últimos posts, aunque no junte letras sigo leyéndolos con mucho interés.
    Eso sí, Albizua bastante tiene con salvarse de la quema en Tenerife mientras disfruta del grandioso paisaje del Valle de la Orotava protegido por el Teide. Es Bustinza al que te referirás, jugador al que, sin ser un portento, se le debería haber dado algo más de "bolilla" en la temporada, aunque sea para calibrarle mejor y comprobar si es el que hizo el partido sobrio en el Calderón o el de la estúpida mano en Zona Cesarini que le costó la segunda amarilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder Coronel, lo corrijo, en qué estaría yo pensando... me han traicionado el subconsciente y las prisas, al fin y al cabo entre las zetas de los apellidos, la similitud de puestos y las parecidas oportunidades que les regala el tío Ernesto...

      Eliminar
  2. Bastante de acuerdo contigo Gontzal, para mi podría haberse vuelto a decir lo de "las consecuencias de no jugar ni a tabas...salvo cuando a un linier le da por anular dos goles al rival".

    He escuchado bastantes elogios al partido del sábado, yo ya no sé si veo el mismo partido que los tertulistos de los lunes. Quedar séptimo en esta liga, cuando te han eliminado a las primeras de cambio en Europa League, debería ser un objetivo mínimo visto el paupérrimo nivel, y desde luego, con algo de fútbol algo de lo que carece este equipo, que sólo sabe jugar a intensidad y oresión alta, balonazos al área y el talento de Aduriz.

    El sábado un amigo situaba en un 1% las posibilidades del Athletic de ganar la final. A pesar de las carcajadas que provocó con su gracieta, creo que no va tan descaminado, sería un top 10 de las sorpresas de la historia del fútbol.

    Gracias Gontzal por tu fantástica pluma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclara, admirado Manuel, que con eso de la pluma no intentas sacarme a empujones del armario, que uno tiene familia y este blog está vigilado por francotiradores deseosos de carnaza ;-)

      Yo tampoco coincido con lo que se dice sobre el partido, por muy meritorio que fuese el trabajo realizado, al fin y al cabo, de perder, le estaría cayendo a Txingurri la del pulpo por la ocurrencia.

      Vaya amigos tan divertidos tienes, ya me gustaría conocerles un día.

      Eliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.