+ 3

Retorno de la inversión

Era cuestión de ganar por varias razones, la principal, la imperiosa necesidad de acumular grasa para el invierno competitivo que ya se aprecia en el horizonte liguero, con enfrentamientos que permitirán determinar, en pocas semanas, el nivel competitivo del equipo para este curso. También, no es baladí, por evitar tocar fondo demasiado pronto, repetir errores del pasado, como hace un año, cuando la eterna flor de Caparrós, un garrafal fallo de Iturraspe y un ataque de entrenador de Valverde permitieron al Granada llevarse tres puntos de San Mamés dejando al equipo tocado para toda la primera vuelta.

Por si fueran pocos los alicientes, debutaba con el Athletic Raúl García, él, tan polémico como rival, tan antipático, pero que se antojaba como la mejor solución para las carencias de los rojiblancos entre los posibles refuerzos que se visualizaban en el radar de Ibaigane. No hubo tiempo para las dudas, afortunadamente. Su anuncio como el veintidós zurigorri por megafonía fue mayoritariamente recibido con aplausos, aunque pudieron atisbarse timidísimos silbidos procedentes, seguramente, de algún guardián de las esencias, de los que confunden medios con fines, de quienes ponen el indefinible gure estiloa como único leitmotiv del Club, de quienes pretenden travestir poco más que una tradición en algo tan profundo y etéreo como la filosofía.

Da pereza de un tiempo a esta parte, en muchas ocasiones, demasiadas, ser socio y aficionado del Athletic. Sumidos más en debates identitarios, discutiendo sobre si cualquier decisión es coherente, fiel a los principios, tradiciones o historia. Puede que el debilitamiento del nivel deportivo de las dos últimas décadas o la proliferación de éxitos deportivos en terceros, unido al error de haber convertido, por momentos, la forma de competir -evidentemente distinta, seguramente no mejor, pero suficiente para nosotros- en único fin del Club, nos hayan llevado a estar en permanente debate.

Todo ello agrandado por la constante presencia del Athletic en medios de comunicación, columnas de opinión, tertulias radiofónicas y televisivas, más las redes sociales, han contribuido a la sensación de que cada decisión de Ibaigane, cada movimiento del Club, cualquier decisión técnica, sea objeto de continuos referendos. El fichaje de Raúl García ha provocado un torrente de columnas de opinión y debates varios, como si el Athletic, con su fichaje, hubiese emprendido un camino de no retorno a no sé bien qué esencias.

Algunos han aprovechado para atizar a Urrutia, que ya se sabe que no acierta haga lo que haga, aunque casi siempre los detractores sean los mismos. Bien sea porque interpreta la tradición rojiblanca como el más ultraconservador miembro de la vaticana Congregación para la Doctrina de la Fe, bien porque, presionado por su entrenador, muestre cintura y en su versión más pragmática fiche a un jugador con un potencial deportivo evidente.

A quienes se abren ahora las carnes convendría darles una pequeña pátina de historia rojiblanca, pedirles que repasen las hemerotecas de los setenta, cuando el Athletic presidido por Eguidazu tiró de chequera para incorporar a jugadores provenientes de otros clubes, muchos de ellos sin pasado rojiblanco o nacidos en otras provincias de Euskal Herria, como Lasa, Zabalza, Irureta, Txurruka, Aitor Agirre o Tirapu. Claro que los debates de antaño, que los hubo, pero menos, quedaban en nada sin la potencia de la era de la comunicación y, desde luego, nadie llegaba a cuestionar los méritos deportivos ni a plantear traiciones a no se sabe bien qué causas.

Con todo, si ayer había alguien con ganas de polémica o discusión en la grada de San Mamés, poco tiempo tuvo para ello, porque los goles llegaron muy pronto y eso siempre acalla hasta a los más recalcitrantes. A balón parado, tras genial saque de córner de Beñat, llegó el primero, de cabeza y a manos de un tal Aduriz. Se abría la lata y la tarde apuntaba a que podría ser fructífera. Pero no. El Getafe se mostró impasible, como si el gol no hubiera llegado, se mantuvo en sus trece de acumular futbolistas en su retaguardia buscando la presión y no dejar resquicio para el ataque rojiblanco.  Se estiró levemente el Getafe, incluso llegó a poner a prueba a Iraizoz en una ocasión, hasta que Raúl García aprovechó un centro de Susaeta - bastante mejorado con respecto a otras actuaciones- echando, de paso, un definitivo capote a la directiva, puesto que en fútbol, a base de goles, resulta muy fácil explicar el retorno de la inversión, esa razón financiera que, por desgracia, mueve el mundo, también el del fútbol. Bueno, quizás sea más correcto decir que más aún el del actual fútbol.

Los dos goles, una losa para los de Escribá, parecían enterrar a los madrileños, que en toda la primera mitad demostraron poca capacidad de reacción. Tampoco tras la reanudación, lo que contribuyó a un efecto relax en los rojiblancos que pudo ser peligroso cuando a raíz de los cambios getafeneses, y hacia la hora del partido, un fallo de Gorka metiera a los del sur de Madrid en el encuentro. No fue algo puntual, poco antes San José -vaya trabajo el suyo, por cierto-, sacó bajo palos lo que parecía un gol cantado.

Fueron los diez minutos siguientes los peores del encuentro, marcados por la precipitación, por el nerviosismo, por la incertidumbre, aunque no inquietara el Getafe y no consiguiera hacer buena la máxima de lo peligroso que suele resultar el dos a cero en el fútbol. Volvió a aparecer Aduriz, a pase de Eraso, un jugador que tiene algo, y que había dado relevo al fichaje García, despedido con toda clase de honores y sin atisbo de silbidos.

Ahí murió el partido, y bien pudo redondear la tarde y su cuenta el propio Aduriz, para acumular tres puntos cruciales para un equipo que recordó con su fútbol al de hace dos campañas, aquel del que decíamos que tenía más puntos que fútbol, pero que hizo de San Mamés, de este, del nuevo, un fortín inexpugnable.

La tarde dio, además, para constatar la presunta valía de un Lekue al que dificultan –aún más- el examen de primera alineándolo por la banda de babor; la importancia que ha ganado Beñat en el centro de operaciones y su acierto en la distribución; el buen entendimiento de De Marcos y Susaeta; las dudas sobre la titularidad en la zona ofensiva del carril izquierdo, donde tampoco Aketxe convence; o la evidencia de que los años y las lesiones no pasan en balde y que Gurpegi está condenado a tener un papel cada vez más testimonial, toda vez que veteranía y colocación no son suficientes para compensar la velocidad que un futbolista de primera necesita.

Quedémonos, pues, con las buenas noticias, sobre todo la llegada al equipo de una sola pieza que por sí sola ha hecho al plantel ganar en competitividad, resolver la incógnita de la media punta, aportar gol, profundidad y agresividad, y una versatilidad que tiene que hacer gozar a Valverde. Porque ganar un comodín, muy experimentado, que lo mismo puede jugar en cualquier posición del centro del campo, actuar con una llegada propia de un segundo delantero o, incluso, poder reemplazar, puntualmente, al insustituible Aduriz, es todo un acontecimiento deportivo en este Athletic.


Tiempo tendremos para salir de dudas, en confiar en que nada de esto sea flor de un día, en actuar con esa paciencia que tanto escasea en Bizkaia, tan dados a pasar de subir a los jugadores a los altares como a tirarles la peana a patadas. Ganas había de hablar y escribir sobre fútbol, que dos semanas de parada se hacen muy largas, demasiado. Y se acaba volviendo a hablar de filosofía, como si el mismo Kant hubiera nacido en Indautxu, o escarbar en las disensiones internas para alimentar páginas de periódico –sobre todo de uno- a base de enfrentamientos entre Amorrortu o Ziganda. Menos mal que el balón ya rueda y que, encima, acaba en la red del rival.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

3 comentarios

  1. Muy atinado, Gontzal. Solamente se perdió el oremus cuando Beñat y Sanjo, que no es santo de mi devoción en el ancla, agotaron sus pilas pasada la hora de juego. Lo mejor del partido el rendimiento global de cada jugador. Todos en aprobado alto, salvo el bueno de Ibai y sus dos años de intrascendencia. Qué bueno es contat. con un lateral izquierdo al que no le quema la pelota.

    ResponderEliminar
  2. Tengo que reconocer, admirado Bienzobas, que me estoy haciendo sanjoseista, aunque como buen converso sabré ponerme a la cola.

    Lo de Ibai va camino de eso, de una anécdota, de alguien que una vez la dio bien con el exterior y marcó un par de golazos.

    Él sabrá, pero le adelantan por izquierda y derecha.

    Queda también el fallo de Gorka en el gol getafense. Me dio la sensación en el campo que ni vio el tiro, de ahí la no reacción...

    ResponderEliminar
  3. El problema de Sanjosé es consustancial a su esencia futbolera: lento en traslación y tan aseado con el balón que precisa de medio segundo más que un mediocentro de verdad. Se nota que es un central. Ojo, el domingo ya soltó tres balones de primera de muy buena nota: lo que confirma que la segunda carencia que le imputo anda en proceso de mejora y muy rápida. Tiene buen pie y podrá "arriesgar" más. Lo de la primera lo veo difícil y es muy puñetera para las coberturas y el acompañamiento arriba: es un puesto muy fastidiado. A su favor, que ahora no necesitamos sacar el balón de atrás con el reparto de disputas entre Aduriz y RG, lo que hará menos escandaloso cuando no acaba de regresar de una jugada de ataque a sacar el balón jugado. En todo caso, verás que no son más que juicios de valor sin mucho fundamento: los resultados "demuestan" que su desempeño es más que estupendo.

    La cantada de Gorka fue un estropicio en un partido sobrio del portero. No le bajaría del aprobado incluso pese a todo.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.