+ 0

Dolió el resultado, pero aún más las formas

Dolió no solo por eso de perder dos puntitos en el último estertor del partido, que también, como cuando de madrugada, a la vuelta de una juerga, pierdes por unos segundos el metro y la frecuencia de paso es cada media hora, sino por las formas, por aquello del verlo venir.

El Athletic acabó con las posaderas defensivas sobre la línea de cal que determinaba su área grande y así, aun cuando el Deportivo no había dado muestras de una gran voracidad ofensiva, las probabilidades de encajar goles siempre se maximizan.

Es lo que tiene fiar todo tu fútbol a la efervescencia, a la intensidad, al abordaje, abandonando por completo el concepto de buen fútbol –que no tiene nada que ver con el tiki-taka, por cierto-, de la pausa, del saber qué hacer en cada momento no ya sólo con el esférico, sino con el partido en general. Eso de la gestión de los tiempos.

Ver a Beñat, por ejemplo, el llamado a manejar con cordura la manija en el centro del campo, perder balones absurdos en las entregas para dedicarse después, denodadamente, a recuperar balones en un constante ejercicio físico baldío, pone de manifiesto hasta donde ha llegado este equipo.

Repite excesivamente Valverde en ruedas de prensa que la seña de identidad de este equipo es la intensidad de juego. Y es cierto. Pero resulta un error clamoroso apostar por ello como único recurso. Si los planteamientos pasan por electrizar los partidos constantemente, se demuestra que la única víctima de ello no es el rival, que el Athletic también acaba sucumbiendo. Porque aunque el Athletic tenga a dos jugadores de la entidad de Raúl García o Aduriz, estos también agradecen algo de pausa en el juego, no estar abocados, constantemente, a un recibir balones en largo buscando su carrera, su juego al espacio.

El justo resultado de Riazor vino más como consecuencia del demérito rojiblanco que del buen hacer de los gallegos. Porque los goles encajados por los rojiblancos fueron evitables, por un fallo de marca de Laporte el primero y principalmente el segundo, donde además del mal hacer de todas las torres zurigorris en defensa, el balón circuló del centro a banda y de banda a centro con una fluidez inaceptable.

Y no es cosa de reivindicar a estas alturas un tardío caparrosismo, ni mucho menos, pero defender un tesoro como un cero a dos fuera de casa merece, por lo menos, alguna tarjeta amarilla más en el haber del equipo, algo de agresividad bien entendida.

Al igual que los cambios, realizados por el entrenador no sé si mal, pero sí desde luego tarde. Tarde porque el equipo ya evidenciaba desde poco después de marcar el segundo tanto que le faltaba la frescura necesaria para llevar a cabo ese fútbol que plantea.

Y se echa de menos algo más de imaginación desde la dirección del equipo a la hora de abordar las sustituciones que el mero hombre por hombre, casi siempre, además, previsibles. Se echa de menos variaciones tácticas en defensa, en el propio centro del campo. La solución a las malas decisiones de Williams, que marcó un golazo y poco más positivo pudo aportar, no pasaban por su cambio por Sabin Merino. El equipo necesitaba otra cosa, algo más allá de velocidad acompañada de inexperiencia. Los rojiblancos demandaban pausa en el juego, posesión, y capacidad de cortar el juego deportivista con contundencia. Sin embargo, para cuando Txingurri movió los peones la diferencia en el marcador era ya mínima y la enmienda a la totalidad planteada por Sánchez del Amo mucho más efectiva.

No se puede fiar todo a la contundencia rematadora de Aduriz, al trabajo de García, a la improvisación, a fiar a que Susaeta o Williams tengan un momento de inspiración en su particular fútbol de ley del embudo.

Es cierto que el calendario liguero ofrece ahora encuentros que, seguramente, permitirán al Athletic, sin grandes esfuerzos, consolidarse en la parte media alta de la tabla. Pero también lo es que lo seguirá logrando a base de un fútbol que ni enamora ni entretiene, que está a distancia sideral del que por potencial el equipo podría practicar.


Y es precisamente eso lo que penaliza. Pero como esto vuelve a coger velocidad de crucero, mientras rumiamos con rabia los dos puntos tirados por la borda en Riazor por no saber gestionar ventajas –ya dilapidó este grupo otro 0-2 a domicilio contra el Zilina-, en un ratito estaremos, de nuevo, presenciando qué da de sí el equipo en su próximo enfrentamiento europeo. Servirá seguramente para calibrar, entre otras muchas cosas, pero principalmente si Valverde continua con su particular visión de que el reparto de minutos entre los jugadores se debe hacer a base de volantazos o combinando la participación de los menos habituales con quienes más minutos llevan sobre sus piernas. 
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

Publicar un comentario

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.