+ 2

Una nueva oportunidad perdida

Los días en que las cosas, por lo que sea, no están saliendo demasiado bien suele convenir acertar y aprovechar las oportunidades, máxime cuando son escasas pero claras. El parón, que teóricamente debía servir para oxigenar al Athletic en todas las facetas se volvió, una vez más, en contra. Quienes hacían las cuentas de la lechera sobre Champions se desesperaban tras el encuentro, lo que viene a demostrar, de nuevo, que las persecuciones milagrosas en fútbol rara vez acaban en caza. Da lo mismo que el perseguido, ahora, sea un solidísimo Villarreal, que este mismo Athletic hace dos temporadas.

Así las cosas, en un partido que empezó gafado –por la inoportuna lesión de Sabin Merino al minuto de juego- y trabado –por la paupérrima propuesta del Granada, basada en el patadón y la presión máxima- el Athletic, poco a poco, consiguió pasar a dominar en base a superar la intensidad visitante. Además la entrada de Lekue por Sabin aportó frescura por la banda zurda, algo poco habitual, que resultó más que provechoso en un día en que Susaeta y de Marcos no daban una, precisamente, a derechas.

Se decantó el partido hacia el único lado posible, con gran gol de Iñigo seguramente el día que más razones dio para creer en su fútbol y en sus posibilidades, y sin un juego para enamorar bien pudiera haberse ido a tomar aire a la caseta con dos goles de ventaja si los palos no hubiesen repelido dos tiros de Aduriz, uno al larguero tras remate y otro de penalti al poste.

La segunda parte fue otro cantar. Envalentonado el Granada tras ser indultado al filo del descanso, buscando igualar un encuentro que vieron escapar, empanado un Athletic gris, con Beñat naufragando en la distribución y en el balón parado, paradójico que un equipo como este fuese incapaz de crear peligro en una docena de córneres, por ejemplo.

Parecía que el partido pudiera estar controlado, pero las continuas pérdidas de balón era lo único que alimentaba la sensación de descontrol. Eso, y el terror a un fallo defensivo en un día en que los centrales no tuvieron errores reseñables, lo que viene a ser la peor noticia: la falta de confianza que ofrece, hoy por hoy,  el eje central de la zaga, en general, y contra jugadores rápidos en particular.

Como era día de desacierto, no se libró de ello tampoco Valverde. Txingurri, errático en los cambios, tardíos como casi siempre, extraños, con apuestas que no solo no mejoraron lo que hasta el momento de producirse se veía sobre el césped, sino de empeorarlo. La entrada de un Rico que no aportó ni el control necesario en el eje ni una presión positiva. El movimiento que ello produjo, desplazando a Raúl a banda derecha y a Susaeta a la ducha, tampoco produjo el efecto que debía sobre el Granada, más cómodo a partir de entonces.

La entrada de Williams, ya cuando el encuentro estaba igualado, fue más anecdótica que otra cosa. Porque el equipo no tenía el día, jugaba forzado y contra el reloj, y los visitantes habían definitivamente abierto el libreto del otro fútbol, siguiendo la estela del Espanyol hace quince días y también a la hora de tomar las rabas. No es cuestión ahora de hacer apología del caparrosismo, pero sí resulta significativa la facilidad con que al Athletic consiguen romperle el ritmo los rivales con toda clase de artimañas – recordemos, además de los dos últimos enfrentamientos ya reseñados, lo que hiciera la Real Sociedad en San Mamés hace unas semanas- y la ternura con que suelen defender las ventajas los nuestros.

El puntito, escaso para las ambiciones, pero que acerca al equipo aún más a Europa, abre una semana clave para dictar sentencia sobre lo que habrá de ser la temporada. El Rayo, la próxima jornada en una hora a la que ya se sabrá la ventaja de obtener otros tres puntos, debería pagar los platos rotos de un tropiezo liguero que no ha ido a mayores por el escaso punto conseguido por el Celta en su derbi local y por la campanada en Sevilla de una Real que estaba abocada a mariposear hasta mayo.
No es mala noticia, por tanto, que se demuestre que los de Nervión son vulnerables en su campo ahora que se acerca la eliminatoria y la preocupación está en punto álgido por la entidad del rival, su juego basado en contraataques letales, la lentitud de la zaga zurigorri, la ausencia de Raúl García y Sabin para el jueves…

No estaría de más algo de positividad en la atmósfera. En base a que al Sevilla se le da San Mamés tan mal como al Athletic el Pizjuán y en que los rojiblancos han dado muestras sobradas de saber resolver eliminatorias a domicilio. Está difícil, muy difícil. Pero está por hacer, que Gameiro, que se sepa, aún no ha triturado en velocidad a ninguno de nuestros centrales en competición liguera. Que nuestra bipolaridad anímica no condicione la eliminatoria ahora que volvemos a ver al equipo plagado de defectos.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Aupa Gontzal, me presento, desde la época de Bielsa llevo entrando a este blog y leyendo vuestros comentarios sobre nuestro querido ATHLETIC, hoy me atrevo a escribiros para dar mi humilde opinión sobre el equipo.
    Tuve la suerte de poder acudir a San Mamés, desde el Inter Baku no lo hacía, y ver un césped botón y seco, viento sur. Entiendo que no querían pasarse con la manguera dada la previsión de agua para estos días y la cantidad de partidos a jugarse.
    El trencilla un internacional subidito, que paró el juego y permitió al Granada que su lateral derecho acabará la primera parte en el campo. Nuestro juego? Decente 1ª parte y mala la segunda, ya lo has dicho.Los cambios, condicionados por la lesión de Sabin y que Susaeta va a ser titular contra el Sevilla. Yo hubiera metido a Willy antes, pero soy un athleticzale más, me alcanza hasta donde me alcanza.
    El Sevilla, donde unos ven defectos y tienen dudas sobre nuestro equipo, opino que se las dejen en casa y que disfruten el jueves si van al campo. Son cuartos de FINAL!!! Yo veo posibilidades y capacidad. Este equipo tiene nivel de sobra para eliminar al Sevilla y cualquiera de los otros equipos que quedan en competición.
    Las únicas dudas que tengo: jugará Muni, entiendo que por el medio, con Willy y Susa en bandas. Y quizás Bóveda con Etxeita. Bóveda también va muy bien por arriba. Y no sé si Iturraspe. Ojo, al balón parado del Sevilla que también es bueno. Ritmo, bandas...
    A por ellos!!! Y a reventar el campo!!!
    AUPA ATHLETIC!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aupa Gori, un placer y gracias por molestarte en leernos.

      Ritmo y bandas, creo que la clave puede ser esa, jugar un partido a buen ritmo, no como el domingo, y sobre todo no perder balones tontos que propicien las contras de un equipo rapidísimo al contraataque.

      También es cierto que el Sevilla, este año, no es un coco a domicilio. Así que calma, procurar no encajar goles en contra, marcar y asumir que el partido de vuelta será muy complicado en cualquier caso.

      Queríamos llegar lejos en UEFA. Pues ya está. Es lo que tiene, que te tocan este tipo de miuras.

      Si alguien creía que llegar a Basilea iba a ser un paseo, estaba bastante equivocado.

      Eliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.