+ 3

Más que tres puntos



Pudo, por fin, verse a un Athletic más reconocible, en la línea de lo que de él se espera, y vino, como era previsible, con la vuelta del fútbol de Beñat y el instinto matador de Aduriz. Todo ello en un día que tocó remontar, tras quedar los rojiblancos noqueados al minuto y medio de juego al protagonizar el Valencia una gran jugada ante la pasividad general del equipo, principalmente de la zaga, donde Laporte continúa naufragando y evidenciando que, tras la lesión –y no tras la renovación, como afirman los abonados a la maledicencia- está a años luz de su mejor versión.

No fue un partido para echar cohetes, ante un Valencia histérico en todos sus estamentos, que posee una buena plantilla y un mal equipo, capaz de generar peligro en ambas áreas, con una zaga improvisada ayer que transmitía desconfianza a los cinco continentes.

Pero en un partido de alto voltaje, escenario al que gusta al Athletic llevar los partidos, y más en su casa, los rojiblancos tienen casi siempre las de ganar. A intensidad, es complicado ganarles. A los de Valverde se les doma con facilidad cuando muestran su versión pusilánime, confiada, la que pudo verse el jueves en Italia. Pero cuando se toman en serio las contiendas, cuando todo el grupo se enrola con los capitanes Aduriz y García, el éxito suele estar casi asegurado.

Beñat a la manija, escoltado con un más que decente Iturraspe, probablemente la mejor noticia colateral a la victoria, Aduriz enchufado, Raúl excesivamente tensionado –aún no se da cuenta que hace ya un año que viste pantalón negro y no azul, con todo lo que conlleva en relación a la actitud y paciencia de los árbitros-y Susaeta, sí, él, tan activo arriba como solidario en el trabajo defensivo, propiciando toda clase de situaciones que favorecían el juego de sus compañeros, se bastaron para doblegar a un Valencia más que pobre.

Porque Munir o Rodrigo pueden ser absolutamente desequilibrantes, pero los que sí pasan por serlo son sus compañeros de zaga, encabezados por Mangala, que dio un recital de cómo no se debe defender, tanto con el balón en movimiento como parado, y que no fue expulsado porque Gil Manzano aplicó con él la misma paciencia que con Raúl García.

Para el recuerdo quedarán los golazos de Aduriz, que rozó el hat trick incluso disparando cruzado con la zurda –o quizás por eso-, el debut en casa de un Arrizabalaga que contribuyó a la victoria con un paradón en quizás la única intervención complicada que tuvo, y la segunda victoria consecutiva en Liga para tomar algo de serenidad ahora que no se puede tomar respiro.

Los goles de Aritz fueron la noticia, pero no por su importancia para la victoria. Más allá de los tres puntos, vinieron a certificar que aún se puede estar tranquilo con él como nueve. Porque dar por hecho que alguien de su edad, tras pasar por una Eurocopa, vaya a dar el resultado de la pasada campaña, era mucho suponer. Y como esto de los delanteros funciona por rachas, se basa tanto en el componente psicológico, en la confianza, que Aduriz se demuestre a sí mismo que se sigue pareciendo al que fue es clave para el futuro próximo del equipo.

Para otro día dejaremos el análisis sobre el juego de Williams, que teniéndolo casi todo para generar constantemente situaciones de peligro, se empeña en nadar a la velocidad de Phelps para acabar muriendo en la orilla. Habrá que hacer ejercicios específicos con él, porque desespera cómo jugadas de absoluta ventaja finalizan en posesión de rivales o directamente perdidas por línea de fondo. Pero lo dicho, será para otro día, como eso de recordar que quizás el de ayer, como me decía un amigo, fuese el mejor partido de Muniain en bastante tiempo.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

3 comentarios

  1. Gontzal, qué cruel has sido con el Poligonero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admirado Coronel, lo que es cruel es el concepto de fútbol que tiene el txantreano.

      Eliminar
  2. En italiano se diría que tiene un concepto "diverso", diferente al resto.

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.