+ 0

Victoria trabajada, justa y exigua



Fue un derbi con todos los alicientes, que se llevó el mejor y por bastante más mérito que la exigua diferencia que indicaba el marcador, maquillado por la efectividad de la Real a balón parado que propiciaron los fallos defensivos del Athletic en la estrategia, principalmente en el segundo local visitante, que le abocó a sufrir más de lo necesario.

Lo cierto es que comenzó mandando la Real, liderada por la mejor versión de Zurutuza que, además, adelantó a los visitantes, en un momento en que todavía estaba por ver qué podía deparar la tarde. En ese momento fue imposible no darle vueltas a lo que había ocupado los espacios y debates en los medios: la intensidad de la Real a la hora de afrontar los derbis y la racha de los guipuzcoanos en los últimos enfrentamientos.

Pronto borró el Athletic cualquier atisbo de sospecha o de duda. El ritmo, la presión, la pusieron los vizcainos. Igual que las ocasiones, mientras que a la Real la sustentaba Rulli, con grandes paradas y dosis de teatro. Al descanso el único consuelo era la mejor actitud del Athletic, la sorprendente actuación de un Muniain resucitado tras dos años de fútbol inane, que Iturraspe había suplido a Beñat con garantías y que Aduriz y Raúl tenían ambos esos días en que están dispuestos a marcar el camino al grupo. Eso lo tenía claro desde el pitido inicial González González, que perpetró un arbitraje marcado por los prejuicios, hacia unos y otros, con amonestaciones muy cuestionables que condicionaron a los jugadores de referencia ofensiva zurigorri y defensiva txuriurdin. A la hora de ser la valiente, ahí donde se calibra a un buen árbitro, obvió las áreas.

Pudo ser eso, la cobardía del trencilla, lo que encorajinó a Muniain, tras reclamar penalti y no cobrárselo, para marcar el gol de la jornada en un chutazo que se coló por la escuadra y dio alas a un Athletic que a partir de ahí marcó un ritmo salvaje y una presión asfixiante para acabar por dar la vuelta a un encuentro ganado al límite del área grande donostiarra.

Pero como se trataba de un enfrentamiento de máxima rivalidad, de esos que no entienden de justicia, de equidad, fue la Real la que consiguió ajustar el marcador ante la avalancha local. Entre Raúl y Aduriz, los artífices, habían regalado un gol a Williams que debería permitirle recuperar confianza para abandonar el diván que lleva ocupando junto a su amigo Iker desde hace demasiado tiempo. El gol de Iñaki no había traído la tranquilidad esperada, esa que permitía a la grada ver el encuentro con algo de resuello, para glosar el segundo gol de la tarde, de vaselina de un Aduriz que con la edad sigue demostrando que no hay edad límite para evolucionar como futbolista.

El sufrimiento no cesó, con sobresaltos causados por Williams José y hasta por Rulli, rematador en el descuento, pero ganó el Athletic, para alegría local por la necesidad de los tres puntos, más importantes que particulares estadísticas o rankings de enfrentamientos, que tan solo consuelan a quienes tienen una obsesión enfermiza por los derbis y obvian que lo único importante en esto es la clasificación a final de temporada.

Viajará el Athletic a Madrid, a tres puntos del Real Madrid, ahora que parece que despierta, y tras pasar por Genk. Por una razón u otra no terminan los rojiblancos de cuajar en el Bernabéu partidos redondos, de esos que permitan arrancar algún punto, por lo que casi descontada la derrota en feudo madridista, puntuar en Europa League e ir vaciando la enfermería se antoja un objetivo bastante más asequible de cara a recibir en casa a un Osasuna al que solo cabrá ganar para terminar de acomodarse en las plazas nobles ahora que ya empieza a vislumbrarse quienes apuntan a pasar el corte por la lucha continental.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

Publicar un comentario

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.