+ 0

Empates que suman algo más que puntos

Desde la llegada de Simeone al banquillo, una pesadilla. No puede el Athletic con su otrora sucursal madrileña, aunque se emplee a fondo. Ni en liga, ni Copa, ni Europa League. Un mal sueño que no acaba. Ni tiempo tuvieron los de Valverde de tomarle el pulso al rival, porque para cuando algunos ni tan siquiera habían acabado de acomodarse en el asiento, los colchoneros mandaban en el marcador, en un centro-chut de Koke que pilló tan frío al personal de la grada como a Iraizoz en la portería.

Era el peor escenario ante un equipo rocoso que gestiona los marcadores favorables como nadie en Europa. Pero midió mal. Romo en ataque, conformista, quizá sin hacer el daño que debía con una situación tan propicia, erró en sus cálculos el equipo que ha hecho de la cicatería –entre otras cosas- bandera y dejó vivo a un Athletic que siempre lo intenta.

Les costó a los rojiblancos locales, que no encontraban forma de percutir, hasta que se fueron entonando los que fueron clave en la victoria: Iturraspe y Muniain. Aunque pueda parecer mentira, por eso es noticia. Seguramente dos de los futbolistas a los que más se echa de menos por su desesperante irregularidad. Claro que a la mayor profundidad de los leones contribuyó que Valverde alterara su propuesta inicial y que Williams y Raúl alteraran las posiciones. Con García de nueve el Athletic encontró un referente, un faro, algo sin lo que no sabe jugar desde prácticamente siempre, y la defensa colchonera se vio superada por sorpresa, alterada la hasta entonces plácida tarde.

Al descanso se llegó con una igualada ilusionante, con golazo de Lekue, que lo hizo bien por un carril izquierdo que sigue sin dueño en posición de mediocampo en adelante. La reanudación trajo algo más de pimienta, con los visitantes más obligados, y en el intercambio de golpes sorprendió el Athletic, con gol marca de la casa, aunque con protagonistas poco habituales, con García de centrador, genial, un regalo, como ya hiciera contra el Barcelona en Copa, y con de Marcos de ariete. Lo que aporta el jugador de Biasteri a este equipo solo se puede valorar cuando se ausenta una larga temporada.

Llegaron los mejores momentos del Athletic, quizás el cuarto de hora de fútbol que se estaba esperando, un debe del equipo, demostrar que puede gestionar un partido con algo más que el físico, manejando el cuero. Pero le faltó aire. Parecía evidente desde la grada, con un Williams muy justo, incapaz de aportar el sosiego y la templanza que en su posición se necesitaba. Tardó Valverde, demasiado.

Puede que en el pecado de intentar reservar los cambios para gestionar el cronómetro lleve la penitencia. El caso es que a una falta de contundencia de Iturraspe en el medio campo por aquello de estar amonestado y no querer repetir la de la noche de Reyes en Copa, se le sucedió una genialidad de Griezmann con la zurda, con un disparo que se coló junto a la cepa del poste igualando el marcador.

No le quedaba resuello al Athletic, ni ganas a los colchoneros de intercambiar golpes, de tentar la suerte. Por el sumidero se fueron los diez minutos que quedaban entregando al Athletic un punto escaso, pero meritorio. Porque la escasez de recaudación de puntos se debe a los debes del equipo frente a Alavés o Leganés, por lo que ahora es obligado un triunfo convincente frente al desahuciado Sporting.

Cerrada la primera vuelta en guarismos buenos para lo que acostumbra este grupo y con este entrenador, los deberes se dejan para la segunda. Sin la Copa ya como distracción ni fuente de excusas, a la espera de lo que pase en Europa League, el equipo debe ser capaz de recuperar una línea de mejor juego, de regularidad y de contundencia.

Para ello cabe esperar que se recupere definitivamente a buena parte de los que no han podido estar (importantísimos como de Marcos), la mejor versión de los que estando podían haber aportado más (San José, Beñat, Aduriz, Muniain, Williams…) y el paso adelante de los que o no han convencido al entrenador o no han sabido tener la regularidad que les permita gozar de más minutos (Lekue, Susaeta, Iturraspe, etcétera).

Y clave será, también, que coincida en el tiempo la mejor racha de la mayoría de ellos, porque si algo se ha echado en falta en este primer tiempo liguero ha sido ver a un equipo con la mayoría de sus miembros en un estado de forma ideal simultaneo.

Por cierto, y para cerrar post y cometario sobre el encuentro contra los colchoneros. Que el Athletic compitiese sin Aduriz y Beñat, es buena noticia. Tan buena como pésima la capacidad de influir del Club en los estamentos que dirigen este circo. Debiera pensarse muy bien quien marque estrategia en Ibaigane si la ley del silencio lleva a algún lado en un show en el que todo quisque protesta y chilla, incluso preventivamente. Porque la decisión de los comités de la semana pasada, el no anular las tarjetas a Beñat y Aritz, fue la constatación, por si hasta ahora había habido pocas muestras, de la falta de respeto al Club en asuntos como el arbitral, horarios o recursos.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

Publicar un comentario

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.