+ 0

La victoria de Yeray

Era de esperar que, tarde o temprano, el equipo se distanciase de los puestos europeos, no tanto por la derrota en Nou Camp, descontada desde principios de temporada, sino por algunos pequeños tropiezos en casa que no se han podido enmendar a domicilio.

Ahora, quienes aguardaban que los números dejaran de favorecer para cargarse de razones en lo referente a que sin juego, tarde o temprano, los resultados terminan por no acompañar, esgrimen su argumentario. A ellos les acompañan los que tienen un estado de ánimo que si se representase gráficamente parecería la cotización del precio del cobre en el mercado de valores. Por si fueran pocos, quienes encierran un hater –un vulgar odiador, vamos- en su interior se despachan contra Iraizoz, que, cierto es, razones dio el sábado como para censurar la actuación, pero de nada sirve predisponer el ambiente contra un portero que sí o sí se situará bajo palos frente al Deportivo. El mero hecho de que vuelvan a San Mamés los eternos runrunes hacia los porteros pone la carne de gallina.

Se hablaba el mismo sábado en redes sociales, donde se hacen los análisis a más bote pronto de los partidos, y ayer domingo en las crómicas dominicales, de excesivo marcador en contra de los rojiblancos, de mala suerte, de injusticia y de todas esas cosas que se dicen cuando tu equipo es vapuleado pero le perdonas por la apuesta realizada. Es decir, que cuando arriesgas, intentas ir a por el partido y el juego, digamos, pasa por ser aceptable, al equipo se le perdona algo más.

Valverde, que se cansa ya del debate sobre el juego, a buen seguro que hubiese firmado un resultado positivo en Barcelona renunciando a casi todo, como todos los demás, se mostró impotente al ver que su equipo, como ya sucedió en el Bernabéu, mostró una blandura en las áreas impropia de un equipo que opta a puestos nobles de la tabla y más aún para quien pretende arrancar puntos en los campos de los gallos de la liga.

No parte el Athletic, a pesar de todo, de mala posición para conquistar metas mayores. Todo pasa, claro está, por seguir siendo intratable en casa, en primer término este sábado contra el Deportivo, y por mejorar a domicilio, desplegando un fútbol más acorde a lo visto frente al Barcelona que a la práctica totalidad de horrores protagonizados hasta ahora como visitante.

Claro que para ello será necesario, imprescindible, que muchos de los jugadores que aún están lejos de su mejor nivel mejoren, y a ser posible a la vez. Porque si una constante hay hasta ahora en lo que va de temporada es que el equipo no ha podido disponer con continuidad de sus mejores efectivos en su mejor momento de forma con continuidad.

Beñat no está al nivel; de Marcos acusa todavía la inactividad; Aduriz sufre un bache de juego; Williams ni las huele cara a puerta, ni acierta en los pases; San José está más lento y torpe con balón que nunca; y Muniain, a pesar de que puedan verse algunos claros en el horizonte, todavía no justifica el reajuste que el entrenador ha realizado para regalarle la mediapunta.

Afortunadamente reapareció Yeray. Y el en día internacional contra el dichoso cáncer. Hay casualidades que encierran más simbolismo que la mejor campaña de marketing. El joven central encarna como nadie las esperanzas de todos aquellos que diagnosticados de ese mal, pretenden aferrarse a la vida. Yeray muestra que al cáncer se le puede ganar, que puede hacérsele frente y vencer la batalla. Fue una noticia formidable, de esas que dejan el fútbol en el lugar que le corresponde. En una afición maravillosa, pero a la que en ocasiones se da una importancia y trascendencia injustificada.



Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

Publicar un comentario

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.