+ 2

El fútbol puede esperar


Puede pero no debe. Es evidentemente que la voluntad de Garitano en el 2019 no sea la de Warren Beatty en 1978 y la película de El Alcoraz fuese más una improvisación de los actores que para la película de ayer seleccionó Gaizka que algo que obedeciese a guión preestablecido y previsto por el entrenador de Derio.

No es que esté el Athletic como para desdeñar tres puntos, ni mucho menos, pero ganar por la mínima y de aquella manera al colista, por muy enrachadito que estuviese, no es algo que deba llevar a ninguna euforia. Parece que el entrenador lo tiene claro y, como a mí, y a casi cualquier seguidor zurigorri con un mínimo del sentido común, lo de la circunstancial menor distancia al descenso que a Europa hace que nos dé la risa ante las ilusiones de algunos de cambiar el objetivo de la permanencia por la clasificación continental.

El Athletic, hoy por hoy, está a años luz de ser un equipo con hechuras como para hacerse acreedor a ambicionar metas mayores. Con todo el mérito que atesora el cuerpo técnico, ahí están los números, entrar a analizar el cómo tras el partido de ayer obliga a ser cauto una vez se aparca el alivio, los nervios, la tensión y el poquito de euforia.

El Athletic sufrió, sufrió de inicio, durante el primer cuarto de hora, hasta que el Huesca decidiera suicidarse a modo de penalti, y sufrió hasta el minuto 93. El Huesca, un equipo más que justito para cualquier cosa, que ha tenido que pescar, con acierto, en segunda división para remediar la escasez goleadora, pudo y quizás debió empatar a un Athletic que sufrió lo indecible por su incapacidad con el balón.

El triunfo, sustentado en el proverbial trabajo de los dos centrales, a un nivel de equipo de Champions, pudo escaparse en cualquiera de las acometidas de un equipo que jugó demasiado revolucionado y excitado, y, seguramente, ese fuese su error.

Porque el Athletic falló con el balón en los pies. San José bajó unos cuantos escalones con respecto a actuaciones anteriores, Beñat, al igual que Yuri, no volvió a justificar el porqué de la confianza ciega del míster, Susaeta naufragó más allá de su siempre generosa entrega y Muniain, llamado a volver locos con el balón a los rivales, acabó enajenando a los propios.

Con estas, la fortuna se alió con el Athletic. Un penalti clamoroso sobre Iñigo bastó para certifiar la victoria y poner histérico al equipo local. Bueno, en realidad a toda la provincia de Huesca. Qué manera de berrear.

Sánchez Martínez, más chulo que un ocho, le echó al asunto la personalidad que otros no suelen atreverse a echar, aunque con el colista siempre es fácil, y cortó el juego embarullado al que los nervios condenaron a los oscenses antes del descanso.

La reanudación debía tener por objetivo aguantar las embestidas para jugar con la ansiedad local y buscar la contra. Tuvo el Athletic opciones, de Williams y Raúl, pero Iñaki sigue sin aportar, más allá de las poderosas cabalgadas, donde más se necesita: el gol. Lo tuvo por dos veces, como lo tuvo Raúl, pero los tiros fueron parables para un Santamaría que respiró tranquilo.

Podía pasar cualquier cosa, el Athetic naufragaba con el balón en los pies y los cambios de Garitano, esta vez, no ayudaron. Ni Ibai mejoró a Susaeta en lo que debía mejorarle -no deja de ser lógico el escaso aporte del santutxuarra al Athletic de Garitano- ni Córdoba hizo lo que de él cabía esperar, fallando en las conducciones y en los pases.

Con estas, con la testimonial presencia de Kenan, el Athletic se las vio y deseó para cerrar el partido en ventaja. Los puntos, tan buenos y necesarios, debieran servir para comenzar a cambiar el mensaje, el objetivo. No en el sentido de qué puesto ambicionar, sino que fútbol.

El Athletic debe, al margen de la receta de un Garitano que sabemos que se parece más a Simeone que a Bielsa, por poner símiles argentinos, trabajar aspectos que hasta ahora las urgencias habían abocado a una segunda fase: porque el trato al balón no puede seguir siendo el que es. Y no es un asunto de militar en modas o gustos futbolísticos. Es cuestión de que un equipo no puede fiarlo todo a su fantástico sistema defensivo mientras cede el control del cuero hasta al Huesca para desgastarse salvajemente en la presión y en la recuperación del mismo.

Hasta ahora la clasificación ha hecho que la necesidad de puntuar aparcase cualquier debate. Ha llegado la hora de comenzar a exigir un poquito más. El cielo siempre puede (y debe) esperar, el fútbol, para el Athletic, debe ser absolutamente prioritario.
Si te ha gustado o te ha parecido de interés esta entrada, cómpartela y ayuda a difundirla. Eskerrik asko.

2 comentarios

  1. Bastante de acuerdo Gontzal. Pero el Athletic no puede construir nada con la pareja San Jose Beñat. Lo han demostrado temporada tras temporada. Beñat no aporta nada al equipo en la construccion y San Jose tampoco, si bien es cierto que algo mas sobre todo cuando ha salido de refresco.
    El porque Gaizka no da un minimo de chance a Nolaskoain o Unai Looez en el centro del campo se me escapa de toda logica. Que pretendia con el cambio de Ibai? Defensa y orden tactico no son su fuerte y receptores de sus centros.. pocos habia. Lo de Cordoba no salio pero si parecia que tenia mas logica, Muniain estaba sufriendo en banda y estaba completamente incomodo en una posicion en la que puede jugar... pero que en este punto de madurez personal y profesional en la que esta ya ha demostrado que no es la suya. Como media punta nos ha dado partidos soberbios pero ahi parece que va a jugar Raul Garcia. Raul tiene grandes virtudes pero la velocidad no la conduccion lo son. Bonito dilema que tiene Gaizka por aclarar.
    De todos modos mas alla del no juego que estamos realizando la competitividad del bloque es sobresaliente. Con futbol mas "bonito" hemos perdido infinidad de partidos, que Gaizka sea capaz de mantener la intensidad durante tantos partidos... habla de que ha ententido a este grupo de jugadores muy bien. Esta claro que el ve y sabe cosas que a nosotros de nos escapan...
    Aunque me gustaria proporner una teoria wue explicaria la no "meritocracia" en este momento de la plantilla.
    Cuando el Eibar bajo (pero se pudo mantener gracias a los errores administrativos del Elche) Garitano opto por los jugadores con mas talento y nuevas incorporaciones. Cuando el plan no salio tuvo que recurrir a los veteranos que habian logrado subir se segunda B a Primera....y estos no estaban nada contentos. Radio Makuto Eibar dice que estos, que sabian que tenian un pie fuera del equipo, se medio rebelaron y dijero algo como... "que, ahora que no te ha salido el Plan A tenemos que salir a los leones y solucionar el percal?
    Es posible que debido a esta experiencia Gaizka haya puesto a los veteranos a cargo desde el principio (disciplina ha mostrado sin duda) para que estos salvaran el barco y en caso de hundimiento los jovenes pudieran entrar como ultimo recurso y sin que los veteranos pudieran crear mal ambiente (no porque sean mala gente ni a proposito, los vesturarios son sitios muy especiales).
    En fin, ladrillo 😋 Muy buen articulo Gontzal, Latxaga y vos sois mis cronistas de referencia sin duda!

    ResponderEliminar
  2. Kamarada del Este, le voy a tener que pagar un vodka cualquier día de estos, pero en lenguaje del propio maestro Latxaga (hace años, cuando algunos comparaban a Muniain con Messi) le diré que él es una estrella consagrada de esto y uno está todavía en primero de crack.

    Interesante lo que cuenta del Eibar, explica bastantes cosas de aquella anormal segunda vuelta.

    Con respecto al eje del centro del campo coincido, y lo de Beñat es inexplicable, si no obedece a cabezonería del entrenador, no creo, pero todo puede ser, dice muy muy poco de los demás mediocentros, lo mismo que el fichaje de Kenan, a priori, refleja el rendimiento que Gaizka ha apreciado en Guruzeta en los entrenamientos.

    Ya sabe usted que no hablo de preciosismo, pero sí creo que el Athletic, si quiere dar un paso al frente, debe mejorar mucho con el manejo del balón, ahora que sin él se hacen las cosas más que bien.

    No puede ser que ante un Huesca histérico el equipo fuese incapaz de mantener la posesión un mínimo.

    Es un honor que escriba usted por aquí, y llamar a eso ladrillo... por Dios, kamarada, que los dos compartimos foros con el profe Jaburu...

    ResponderEliminar

Este blog lo hacemos entre todos, por lo que no sólo se agradece tu opinión, sino que es necesaria para enriquecerlo. Los comentarios, una vez enviados, se publican automáticamente, no están moderados y aunque en cinco años no ha sido necesario, nos reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam o resulten ofensivos.

Aldez aurretik, eskerrik asko. Gracias por anticipado.